• 14-abr-2021.

Nueva España

  • Ceremonias y celebraciones de la élite novohispana

    Ceremonias y celebraciones de la élite novohispana

    Manuel Romero De Terreros (1880 - 1968)

    Cada virrey traía consigo actualidades de España, tanto políticas y económicas, como militares, culturales y sociales, además de las tendencias en la moda. Los besamanos eran los eventos donde podían intercambiar impresiones al respecto.

  • Besamanos y saraos

    Besamanos y saraos

    Manuel Romero De Terreros (1880 - 1968)

    A las galas de besamanos acudía la élite novohispana, que solía llegar en sus mejores coches, ataviados con elegantes atuendos y conformando un vistoso desfile que encantaba a la población que los flanqueaba.

  • Un singular barbero en la Nueva España

    Un singular barbero en la Nueva España

    Luis González Obregón (1865-1938)

    El oficio de barbero requería mucha destreza y eran solicitados por personajes de toda índole. Algunos de ellos también extraían muelas o aplicaban sanguijuelas para tratar enfermedades.

  • El barbero de Su Excelencia

    El barbero de Su Excelencia

    Luis González Obregón (1865-1938)

    El virrey Revillagigedo apreciaba que su barbero, Teodoro Guerrero, no fuera entrometido, como solían ser otros practicantes de ese oficio.

  • El extraordinario caso de divorcio de la Mijares en 1816

    El extraordinario caso de divorcio de la Mijares en 1816

    Pilar Gonzalbo Aizpuru

    El matrimonio de María Josefa Mijares y Mariano García se vio empañado por peleas frecuentes debidas a las infidelidades del esposo con diversas mujeres, entre ellas una española de familia “decente”. Por ello, tras una más de las infidelidades de su marido y conocer la herencia que le había dejado su padre al fallecer, la Mijares decidió entablar una demanda de divorcio.

  • Matrimonio e infidelidad en la sociedad novohispana

    Matrimonio e infidelidad en la sociedad novohispana

    Pilar Gonzalbo Aizpuru

    En la sociedad novohispana en ocasiones estallaba algún escándalo, como el que se vivió en junio de 1816, cuando la señora María Josefa Mijares fue a refugiarse en el convento de Santa Isabel, mientras tramitaba la demanda de divorcio contra su marido Mariano García. El pleito conyugal se hizo público y las autoridades abrieron un expediente que puso al descubierto la tormentosa relación de la pareja.

  • Pages