• 30-jul-2021.

Nuestras Historias

  • La locura en la Nueva España

    La locura en la Nueva España

    Leonardo García

    En los territorios conocidos bajo el nombre de Nueva España, la concepción social sobre la locura osciló especialmente entre dos vías de interpretación: la médica y la religiosa.

  • San Hipólito, un lugar para los locos en la Nueva España

    San Hipólito, un lugar para los locos en la Nueva España

    Leonardo García

    Tal hospital ocuparía un inmueble de la actual avenida Hidalgo, concretamente en el número 107. Así, según un documento de la época actualmente resguardado en el Archivo General de Indias, “el hospital fue creado para recoger y sustentar en él a […] todos los locos, inocentes y mentecaptos que hay en este Reyno y sus Provincias, de donde se traen para curarse y alimentarse y de todo lo que les es menester para su comida, vestuario y limpieza”.

  • ¿Quiénes eran los enfermos mentales en Nueva España?

    ¿Quiénes eran los enfermos mentales en Nueva España?

    Leonardo García

    Los casos de locura se diagnosticaban en diferentes tipos, aislando únicamente a las personas que hacían daño a otros y que su accionar era impredecible.

  • El tratamiento de la locura en tiempos de la Nueva España

    El tratamiento de la locura en tiempos de la Nueva España

    Leonardo García

    Muchos de los pacientes pasaron por tormentos antes de ser diagnosticados como locos, ya que les realizaban sangrías, trepanaciones y otros tratamientos de la época.

  • La historia de dos locos por amor

    La historia de dos locos por amor

    Leonardo García

    Algunos individuos fueron admitidos como enfermos, pero otros intentaban el diagnóstico de locura para salir impunes de actos coléricos u otras causas reprobables.

  • La atención a los enfermos mentales en la Nueva España

    La atención a los enfermos mentales en la Nueva España

    Leonardo García

    Pasarían muchos años para continuar con el estudio de los diferentes males asociados a la demencia, pero hacia mediados del siglo XVII dejarían de ser concebidos como actos diabólicos para ser canalizados y tratados por la ciencia.

  • Pages