• 22-oct-2021.

Religión

  • El caso de las Santas Masas y los mártires de Zaragoza

    El caso de las Santas Masas y los mártires de Zaragoza

    Antonio Rubial García

    La vida de los santos se narraba en libros con los que las instituciones católicas hispánicas diseminaban también su culto, tanto en España como en sus colonias. El Flos Sanctorum, publicado por primera vez en 1521, fue uno de los más importantes.

  • Un fraile ladrón y escapista en la Nueva España del siglo XVII

    Un fraile ladrón y escapista en la Nueva España del siglo XVII

    Jessica Ramírez Méndez

    Se estipuló que la sentencia y los delitos cometidos por el carmelita descalzo serían leídos en todos los conventos y escuchados por los religiosos sin excepción. Una sentencia tal nos hace preguntarnos inevitablemente por este caso.

  • El Santo Niño de la Guardia y otros falsos martirios infantiles

    El Santo Niño de la Guardia y otros falsos martirios infantiles

    Antonio Rubial García

    A partir de las Cruzadas medievales, las historias sobre el robo de niños a manos de judíos se extendieron por Europa con el fin de fomentar el odio contra estos.

  • Fortuna y desgracias de la familia Romero en el siglo XVII

    Fortuna y desgracias de la familia Romero en el siglo XVII

    Antonio Rubial García

    Las hermanas Romero cayeron finalmente en las cárceles inquisitoriales el 9 de septiembre de 1649. Josefa y María tenían entonces veintinueve años, Nicolasa veintitrés y Teresa recién había cumplido los dieciocho.

  • Las Santitas

    Las Santitas

    Antonio Rubial García

    Don Juan aprovechó el cambio de ciudad para incitar a sus hijas a trabajar en algo de lo que la sociedad capitalina estaba ávida: producir milagros. Cuando María se fue a vivir a San Cosme, su hermana gemela Josefa comenzó a tener “comunicación” con el más allá y tomó el apelativo de San Luis Beltrán, un santo dominico recién beatificado, y convenció a su hermana Nicolasa de agregar al suyo el de Santo Domingo.

  • Dionisio, el santo sin cabeza

    Dionisio, el santo sin cabeza

    Antonio Rubial García

    El obispo Dionisius inició la evangelización de los galos y, después de fundar muchas iglesias y bautizar a miles de paganos, fue apresado por el gobernador romano de Lutecia, la actual París, y sentenciado a muerte, al igual que sus compañeros Rusticus y Eleuterius.

  • Pages