• domingo, 9 de diciembre de 2018.

Francisco I. Madero

  • "Es usted mi prisionero"

    "Es usted mi prisionero"

    Por: Isabel Tovar de Teresa y Magdalena Mas

    Francisco I. Madero y Pino Suárez permanecieron prisioneros en Palacio Nacional hasta el día 22 de febrero de 1913, cuando fueron sacados de su celda y conducidos al sacrificio. Hacia las once de la noche se les obligó a subir a dos automóviles y en las inmediaciones de la prisión de Lecumberri fueron asesinados.

  • Recuerdos del Zócalo: “Días de sangre y fuego: el derrocamiento del presidente Madero en 1913”

    Recuerdos del Zócalo: “Días de sangre y fuego: el derrocamiento del presidente Madero en 1913”

    El último conflicto armado en el centro de la capital
    Por: Isabel Tovar de Teresa y Magdalena Mas

    Del 9 al 18 de febrero se paralizaron las actividades cotidianas en Ciudad de México. Eran muy pocos los que intentaban huir, salir un momento a rezar un responso, tratar de obtener noticias –puesto que no circulaban los periódicos– o conseguir víveres. Desde el primer día de la asonada, Madero se instaló en Palacio Nacional, amenazado como prácticamente todo el centro de la capital.

  • El golpe de Estado contra Madero

    El golpe de Estado contra Madero

    Por: Pedro Siller

    El 9 de febrero de 1913, Huerta supo que finalmente, y contra sus intenciones de posponerla hasta tener una seguridad completa del éxito, la rebelión había estallado y su posición era difícil.

  • Juan Sánchez Azcona, el más leal a Madero

    Juan Sánchez Azcona, el más leal a Madero

    Protagonista olvidado de la Revolución
    Por: Ricardo Cruz García

    Juan Sánchez Azcona, nacido en 1876, descendía de una familia vinculada a la élite intelectual, literaria y política de México.

  • 1915, el año del hambre en Ciudad de México

    1915, el año del hambre en Ciudad de México

    Por: Guadalupe Lozada León

    A 1915 se le conoce como el año del hambre en virtud de que, por un lado, los comerciantes acaparaban los productos, y por el otro, las mercancías escaseaban hasta el límite. El papel moneda no tenía valor, habida cuenta de que la facción revolucionaria que se hacía de la capital imponía el suyo y desconocía al anterior. En tal virtud, en el remoto caso de que hubiera alguna mercancía, no había manera de comprarla, pues aunque tuvieran “costales de billetes”, el dinero no era válido.

  • Retrato de la familia revolucionaria

    Retrato de la familia revolucionaria

    Por: Pedro Siller

    Mucho de lo que estaba ocurriendo en ese momento dentro del ejército maderista y de las corrientes que combatían en ese banco se desprende de esta fotografía, donde aparecen los principales personajes que jugarían un papel importante en la Batalla de Ciudad Juárez. La suerte estaba echada, muy pronto Madero daría a conocer su gabinete y su proyecto de gobierno, algunos de los protagonistas tomarían entonces su propio derrotero.

     

  • Pages