• 22-abr-2021.

Extranjeros perdidos en México

  • Karl Lenkersdorf, el filósofo alemán que se tojolabalizó

    Karl Lenkersdorf, el filósofo alemán que se tojolabalizó

    Extranjeros perdidos en México

    Ricardo Lugo Viñas

    Karl Lenkersdorf apuntó que varias ideas de los zapatistas, como el “mandar obedeciendo”, provenían del pensamiento ancestral mayatojolabal.

  • Jaime Nunó

    Jaime Nunó

    Ricardo Lugo Viñas

    En 1901 Nunó fue redescubierto por un grupo de mexicanos en la ciudad de Buffalo, en el estado de Nueva York, después de que se le creía muerto. El gobierno porfirista lo invitó al país para ofrecerle un homenaje.

  • Johann Rudolf Sawerthal, el músico del emperador Maximiliano

    Johann Rudolf Sawerthal, el músico del emperador Maximiliano

    Extranjeros perdidos en México

    Ricardo Lugo Viñas

    Sawerthal, en ocasiones escrito “Savertal”, destacó como compositor de música militar en Austria. En 1857, a bordo del buque Isabel, acompañó al archiduque Maximiliano a una gira de trabajo por Europa central. Al llegar a México, recibió el título de “Inspector de todas las Bandas del Ejército”.

  • Dos revoltosas y conversas mexicanas: Chavela Vargas

    Dos revoltosas y conversas mexicanas: Chavela Vargas

    Extranjeros perdidos en México

    Ricardo Lugo Viñas

    Conocida por sus extravagantes comentarios, Chavela Vargas adoptó la música mexicana y fue de las primeras intérpretes de este género que tuvo gran éxito internacional.

  • Dos revoltosas y conversas mexicanas: Eunice Odio

    Dos revoltosas y conversas mexicanas: Eunice Odio

    Extranjeros perdidos en México

    Ricardo Lugo Viñas

    Eunice Odio tuvo una obra reconocida y trabajó en México en diversas publicaciones escritas, pero su fama de comunista le impuso con el tiempo restricciones y aislamiento.

  • La revolución que sacudió a Cuernavaca

    La revolución que sacudió a Cuernavaca

    Ricardo Lugo Viñas

    Rosa King también hospedó en su hotel Bella Vista al general Victoriano Huerta, sobre quien recordaría la sorpresa que le causaba verlo embriagarse hasta perderse y, sin embargo, despertar lúcido a la mañana siguiente para retomar sus labores.

  • Pages