• 27-ene-2021.

Extranjeros perdidos en México

  • Dos revoltosas y conversas mexicanas: Chavela Vargas

    Dos revoltosas y conversas mexicanas: Chavela Vargas

    Extranjeros perdidos en México

    Ricardo Lugo Viñas

    Conocida por sus extravagantes comentarios, Chavela Vargas adoptó la música mexicana y fue de las primeras intérpretes de este género que tuvo gran éxito internacional.

  • Dos revoltosas y conversas mexicanas: Eunice Odio

    Dos revoltosas y conversas mexicanas: Eunice Odio

    Extranjeros perdidos en México

    Ricardo Lugo Viñas

    Eunice Odio tuvo una obra reconocida y trabajó en México en diversas publicaciones escritas, pero su fama de comunista le impuso con el tiempo restricciones y aislamiento.

  • La revolución que sacudió a Cuernavaca

    La revolución que sacudió a Cuernavaca

    Ricardo Lugo Viñas

    Rosa King también hospedó en su hotel Bella Vista al general Victoriano Huerta, sobre quien recordaría la sorpresa que le causaba verlo embriagarse hasta perderse y, sin embargo, despertar lúcido a la mañana siguiente para retomar sus labores.

  • La danza de los desheredados

    La danza de los desheredados

    Waldeen Von Falkenstein Broke

    Ricardo Lugo Viñas. Historiador

    La Coronela es una obra musical y escénica cuyo tema es un homenaje a la gesta revolucionaria de 1910. No cuenta una historia, son cuadros escénicos que narran el movimiento popular nacionalista y el triunfo de la clase oprimida. Además, hay una clara intensión de plasmar o dibujar “lo mexicano”.

  • ¿Conocen a la Gran Coronela de la danza mexicana?

    ¿Conocen a la Gran Coronela de la danza mexicana?

    Waldeen Von Falkenstein Broke

    Ricardo Lugo Viñas. Historiador

    “Quería crear una técnica mexicana. […] Una danza de esencia mexicana y de alcance universal”, afirmó Waldeen. El proyecto llamó la atención del entonces titular del Departamento de Bellas Artes, Celestino Gorostiza, quien la invitó a fundar el Ballet de Bellas Artes.

  • Un japonés en el teatro de Bellas Artes

    Un japonés en el teatro de Bellas Artes

    Tennessee Williams y Seki Sano en el teatro mexicano

    Ricardo Lugo Viñas. Historiador

    Voces. Cuchicheos. Rumores. Así inició la leyenda en el seno del medio actoral mexicano de la década de 1930. Se corría la voz de que un extraño japonés impartía clases en un galerón del tercer piso del Palacio de Bellas Artes. Los incrédulos asistían para comprobarlo. Forrado en un oscuro traje, cojo de una pierna, lento y puntual. Detrás los negros anteojos de pasta, unos ojos rasgados y un rostro bilioso, proclive a la explosión. Mordisqueaba un pipa eternamente humeante.

  • Pages