• 27-nov-2021.

Virreinato

  • La sonrisa del rey

    La sonrisa del rey

    Antonio Ibarra

    “Tanto vale la confianza en el rey, como la ley y peso de su moneda”, o de cómo Felipe V y Carlos III envilecieron el peso de plata.

  • Las devociones del señor virrey

    Las devociones del señor virrey

    El extravagante duque de Linares

    Iván Escamilla González

    Don Fernando de Alencastre fue el primer virrey enviado por la casa de Borbón. Su vestimenta colorida, la gran peluca blanca y el incorporar a los actos oficiales o festivos diversas lenguas y costumbres de otras naciones de Europa hicieron sentir incómodos a los habitantes de Ciudad de México, muchos de los cuales no comprendían el verdadero impacto de un cambio en la monarquía.

  • ¿Cómo eran los funerales de los niños que pertenecían a la aristocracia novohispana?

    ¿Cómo eran los funerales de los niños que pertenecían a la aristocracia novohispana?

    La muerte del caballerito Ahumada, el niño que a los dos años ya era Capitán de Infantería del Real Palacio

    Monserrat Ugalde Bravo

    La representación plástica de los pequeños difuntos es un tema de gran sensibilidad. Permite conocer una serie de manifestaciones culturales y artísticas sobre cómo la sociedad trata de perpetuar un último recuerdo de los niños. Un ejemplo de ello es este interesante relato en el que se describen algunos detalles de la muerte infantil en la época novohispana.

  • La abolición de la esclavitud

    La abolición de la esclavitud

    Jaime Olveda Legaspi

    El 6 de diciembre de 1810 Miguel Hidalgo promulgó un bando por medio del cual suprimió la esclavitud en la América septentrional.

  • Juan Ruiz de Apodaca, ¿benigno y conciliador o tibio y débil de carácter? El virrey que no pudo sobreponerse a la traición en el ejército realista (1816-1821)

    Juan Ruiz de Apodaca, ¿benigno y conciliador o tibio y débil de carácter? El virrey que no pudo sobreponerse a la traición en el ejército realista (1816-1821)

    Gobernar en tiempos de guerra: los virreyes de Nueva España que enfrentaron la insurrección

    Jaime Olveda Legaspi

    Apodaca ascendió en la política a la par que hacía carrera en la Real Armada Española, de la que llegó a ser capitán general. En 1812 fue nombrado gobernador de Cuba y en septiembre de 1816 virrey de Nueva España. Después de renunciar a este último cargo, partió a Madrid y allí permaneció hasta 1823. Luego se le encomendó volver a La Habana para preparar la reconquista de México, pero su mala salud se lo impidió. A su regreso a España se le encargó la misma misión, pero el proyecto nunca se materializó. En 1826 fue nombrado consejero de Estado y el 1 de mayo de 1830 se le promovió a la dignidad de capitán general y director de la Armada española.

  • Félix María Calleja, el militar de mayor prestigio y el virrey más represivo (1813-1816)

    Félix María Calleja, el militar de mayor prestigio y el virrey más represivo (1813-1816)

    Gobernar en tiempos de guerra: los virreyes de Nueva España que enfrentaron la insurrección

    Jaime Olveda Legaspi

    Calleja se inició en las armas desde muy joven. Participó en la fracasada expedición española contra Argel (1775), en la reconquista del Puerto de Mahón (1782) y en el asedio a Gibraltar (1779). Llegó a Nueva España en 1789, acompañando al segundo conde de Revillagigedo, y se convirtió en uno de los principales jefes militares del virreinato. A su regreso a España en 1818, fue honrado con el título de conde de Calderón y nombrado caballero gran cruz de las órdenes de Isabel la Católica y San Hermenegildo.

  • Pages