• 6-ago-2020.

La declaración de un testigo sobre el asesinato de Ramón Corona

Ricardo Cruz García

Algunos testigos indicaron que, tras atacar al general Corona, Primitivo Ron se dio varias puñaladas y después murió.

 

Yo sirvo en la casa de las niñas Morfín. Tengo quince años. El domingo en la tarde me tocó salir y tuve alboroto de ir a la comedia. Me fui al Teatro Principal y allí don Francisco Mendoza, quien es la cabeza de los farsantes de dicho coliseo, me dijo que le fuera a traer un botellón de agua a la fuente de San Agustín, a un lado del Teatro Degollado. Me fui en una carrera y ya me volvía a la esquina de Degollado y del Carmen cuando volteé la cara para esta mano (mostrando la derecha)my vi venir al señor gobernador con su familia.

¿Que cómo supe que era el gobernador? Verá usted: cuando estaba yo en la imprenta del señor Ciro de Guevara, que como sabrá está en la esquina de Maestranza y Loreto, a cada rato subía yo a Palacio a llevar recados o a negocios, y muchas veces me encontraba al señor gobernador en los corredores.

Al verlo venir por Degollado, me paré en la mera esquina para verlo pasar. Pero en esto vi que, detrás de él y de su familia, venía un hombre corriendo sobre las puntitas de los pies y con las dos manos por detrás. Yo no me figuré qué iba a hacer ese hombre. Si lo hubiera sabido habría corrido o le habría dado un grito al señor gobernador. Faltaba un trechito muy corto para que llegara a la esquina, cuando el hombre se le llegó por detrás y de repente levantó el brazo y le metió un cuchillo por la espalda. El señor gobernador se volteó para ver al que lo acababa de atacar tan a la mala. Su señora esposa le dio un aventón al hombre, pero él se le fue encima otra vez al gobernador y le siguió pegando de puñaladas.

Yo me asusté tanto que, sin sentirlo, se me cayó de la mano el botellón con agua y se hizo pedazos. Lo que yo me figuré era que aquel hombre era un loco que venía matando a todos los que encontraba y pensé que ya había acabado con el señor gobernador y que iba a seguir conmigo. Me entró un miedo que no sabía qué hacer. Quise partir carrera, pero las piernas me estaban temblando y, por más que hice, no me pude mover de donde estaba.

En esto vi que el hombre se apartó del general y se vino paso a paso como para la otra esquina. Se empezó a abrir la ropa aprisa, aprisa, y luego allí mismo se empezó a dar de puñaladas con la misma daga con que le había dado al señor gobernador.

 

Ricardo Cruz García. Egresado de la maestría en Historia por la UNAM, es profesor de la FES Acatlán de la misma institución. Se ha especializado en el estudio de la prensa mexicana y dedicado a la divulgación de la historia. Editor y colaborador en diversas publicaciones impresas y electrónicas, es autor de Nueva Era y la prensa en el maderismo (UNAM-IIH, 2013).

Cruz García, Ricardo, “¿Quién mató a Ramón Corona?”, Relatos e Historias en México, núm. 141, pp. 40-58

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #141 impresa o digital:

El asesinato de Ramón Corona. Versión impresa.

El asesinato de Ramón Corona. Versión digital.

 

Recomendaciones del editor:

¿Quién mató a Ramón Corona?

El misterioso magnicidio que cimbró a la sociedad mexicana en 1889

¿Qué pasó días antes del crimen de Ramón Corona?

Las extrañas circunstancias del asesinato de Ramón Corona

¿Qué pasó horas antes del crimen de Ramón Corona?

 

Title Printed: 

¿Quién mató a Ramón Corona?