• 18-may-2021.

Independencia

  • Peripecias de Mariano Tabares, un mulato conspirador

    Peripecias de Mariano Tabares, un mulato conspirador

    1787-1811

    Jesús Hernández Jaimes

    Mariano Tabares se incorporó a las fuerzas de Morelos, aunque ocasionó conflictos y rompimiento incluso entre los oficiales de más alta jerarquía de su Estado Mayor. La familia Galeana, una de las más leales a Morelos en la región, fue fracturada por la presencia de Tabares. Incluso amenazaron con recluirse si el mulato continuaba entrometiéndose en la toma de decisiones.

  • Intriga y fandango en La Quebrada de Acapulco

    Intriga y fandango en La Quebrada de Acapulco

    Jesús Hernández Jaimes

    Morelos fue encomendado por Hidalgo para organizar el movimiento libertario en la costa del Pacífico. Los curas insurgentes sabían que tomar el importante puerto de Acapulco y su región constituiría un fuerte golpe al virreinato. Muchos hombres de Acapulco se unieron a los insurgentes, aunque surgieron evidentes desequilibrios entre los mandos regionales y el mismo Morelos.

  • Se firman los Tratados de Córdoba

    Se firman los Tratados de Córdoba

    24 de agosto de 1821

    Luis A. Salmerón

    Los Tratados de Córdoba firmados por O’Donojú e Iturbide reconocían la independencia del Imperio Mexicano frente a España.

  • Herencia francesa en la Columna de la Independencia

    Herencia francesa en la Columna de la Independencia

    Francois Dasques

    Edificado a la gloria de los liberadores de la nación en un trasfondo de autonomía recién lograda.

  • Xavier Mina se reúne con Simón Bolívar en Haití

    Xavier Mina se reúne con Simón Bolívar en Haití

    Gustavo Pérez Rodríguez

    Hace doscientos años ambos jefes insurgentes visualizaron el futuro de buena parte de América, a sabiendas de que el derrumbe del despotismo monárquico español sería posible si caía el bastión más fuerte de la Corona: la Nueva España.

  • Un ángel con ángel

    Un ángel con ángel

    Relatos e historias en México

    Efectivamente, el monumento no es mejor que otros de su género, pero es radicalmente distinto, áureo y cargado de elementos que expresan de manera genial los sueños libertarios y las inquietudes éticas, morales y sentimentales de una época. El monumento es una oda a la utopía occidental, al mesianismo que está en el centro de las grandes transformaciones que construyen de cuando en cuando capítulos gloriosos de la historia.

  • Pages