• 17-nov-2019.

Plutarco Elías Calles

  • Una interpretación desde la economía política de la Revolución Mexicana

    Una interpretación desde la economía política de la Revolución Mexicana

    El campesinado, burgués radical en la Revolución Mexicana
    Rosa Albina Garavito Elías

    La ley de desamortización de los liberales de la Reforma, cuya intención era el desarrollo de la pequeña propiedad, derivó en el acaparamiento de la tierra por modernos hacendados. Por razones económicas y políticas, estos chocaban con los antiguos latifundistas, que se habían convertido en un obstáculo a la modernización y a la renovación del grupo en el poder. Así, de una familia de prósperos hacendados, surgió Madero para encender la mecha de la revolución. Sin embargo, ante la falta de respuesta para disolver la gran propiedad de la tierra, y con ello la explotación y pobreza campesinas, los zapatistas se alzaron en armas y con ello contribuyeron a barrer con los obstáculos a la expansión capitalista.

  • Otilio González, el poeta que murió ejecutado

    Otilio González, el poeta que murió ejecutado

    También fue víctima de la matanza de Huitzilac en 1927
    Alejandro Pérez Cervantes

    Años después de aquel crimen, el historiador y periodista coahuilense Vito Alessio Robles entrevistó a uno de los principales participantes en la matanza y le preguntó por la expresión final de cada uno de los trece, antes de ser sacrificados aquel 3 de octubre de 1927 en Huitzilac (Morelos).

    —¿Cómo era el rostro de Otilio? –inquirió el saltillense.

    —Soñador… –le dijo parco el general Claudio Fox.

  • ¿Qué pasó durante la huida del presidente Venustiano Carranza por la Sierra Norte de Puebla?

    ¿Qué pasó durante la huida del presidente Venustiano Carranza por la Sierra Norte de Puebla?

    Testimonios de la ruta a Tlaxcalantongo
    Miguel Ángel Andrade Rivera

    Venustiano Carranza deja Aljibes el 14 de mayo de 1920 –de acuerdo con Luis Cabrera– y se interna en la Sierra Norte de Puebla. Aunque sabe que su situación es crítica, pues viene perseguido por sus enemigos políticos, no demuestra contrariedad, ni desesperanza, ni enojo; viejo lobo de mar en las lides políticas, sabe que los que ayer fueron sus aliados hoy son sus enemigos, pero cree firmemente que puede recuperar el control del país y terminar su mandato constitucional. Sin embargo, caerá muerto.

  • El presidente Venustiano Carranza sale sereno y con el rostro inmutable a su cita con la muerte

    El presidente Venustiano Carranza sale sereno y con el rostro inmutable a su cita con la muerte

    Se abre el telón de la tragedia del presidente Carranza
    Javier Villarreal Lozano

    Tras el Plan de Agua Prieta de abril de 1920, las defecciones en el bando de Venustiano Carranza provocaron un efecto dominó. Se acumulaban las adversidades: focos de insurrección encendidos en varias partes del país, fracaso del candidato que impulsaba, traiciones de amigos y colaboradores, un inocultable debilitamiento de su gabinete y los soldados de Pablo González cerrando el cerco sobre la capital. Para el 5 de mayo don Venustiano estaba perdido.

  • Magnicidio: el asesinato del presidente Venustiano Carranza en 1920

    Magnicidio: el asesinato del presidente Venustiano Carranza en 1920

    Crisis en el gobierno: el régimen carrancista se desmorona
    Javier Villarreal Lozano

    Dueño de un agudo sentido de la oportunidad –timming, le llaman los anglófonos–, Venustiano Carranza hizo una mala lectura de la situación en 1919. Se entercó en concretar la idea expuesta por Francisco I. Madero y retomada por él: acabar de una vez por todas con el militarismo. El ascenso al poder del militar triunfador en turno había convertido casi un siglo de la historia de México en desesperante repetición de alzamientos, planes revolucionarios, cuartelazos y golpes de Estado. La única forma de romper ese círculo vicioso, estaba convencido, era abrir las puertas del despacho presidencial a un civil.

  • Don Abundio Elías Lucero, el pacífico tío de Plutarco Elías Calles

    Don Abundio Elías Lucero, el pacífico tío de Plutarco Elías Calles

    Rosa Albina Garavito Elías

    La historia del niño Abundio es sólo una más de las que poblaron el imaginario de la sociedad fronteriza del norte de México en el siglo XIX. En aquel tiempo no era extraño ser raptado por los apaches, mucho menos permanecer a la defensiva ante la amenaza de esas tribus, o temblar apenas se oía el zumbido de las flechas al atravesar el aire. 

  • Pages