• 14-abr-2021.

Los descendientes de Moctezuma que hoy viven en Chilapa, Guerrero

Jesus Hernández Jaimes

Ya entrado el siglo XVII, los descendientes de Pedro e Isabel Moctezuma, hijos de Xocoyotzin fueron, además, agraciados con títulos nobiliarios que aún son reconocidos por la monarquía española. A los de Isabel se les concedió el título de condes de Miravalle; y a los de Pedro, el de condes de Moctezuma. Evidentemente el linaje era mucho más extenso y no pocos de sus integrantes consiguieron canonjías. Una rama de la familia se extendió y echó raíces en Chilapa.

 

La familia del emperador Moctezuma Xocoyotzin fue, sin duda, la más favorecida de las parentelas de la antigua nobleza indígena, tanto social como económicamente. Le fueron asignadas tierras patrimoniales y un importante número de indios tributarios. Su riqueza era superior a la de cualquier otra familia noble indígena, aunque probablemente menor a la que poseía antes de la conquista de 1521.

Ya entrado el siglo XVII, los descendientes de Pedro e Isabel Moctezuma, hijos de Xocoyotzin fueron, además, agraciados con títulos nobiliarios que aún son reconocidos por la monarquía española. A los de Isabel se les concedió el título de condes de Miravalle; y a los de Pedro, el de condes de Moctezuma. Evidentemente el linaje era mucho más extenso y no pocos de sus integrantes consiguieron canonjías. Una rama de la familia se extendió y echó raíces en Chilapa.

Los matrimonios entre los familiares de los gobernantes de la Triple Alianza, Texcoco, Tenochtitlan y Tlacopan, proporcionaron enormes ventajas políticas mediante la configuración de extensas redes de parentesco allende el valle de México. Cuando la Triple Alianza sometía algún señorío, le imponía como gobernante a algún miembro de la nobleza del valle de México y propiciaba los enlaces conyugales con integrantes de la élite del lugar.

Por ejemplo, Texolotecutli, un capitán de las tropas de Moctezuma Ilhuicamina, quedó a cargo de la provincia cohuixca de Chilapa, una vez que fue dominada en 1448. Cuando esta se sometió a los españoles en 1522, su señor o tlatoani era Isquinanci o Isquinantzin, quien una vez bautizado adoptó el nombre de Antonio. Este era hijo de Omacanzi u Omacatzin, tlatoani de Xochimilco, cuyo linaje estaba conectado directamente con Axayácatl y Moctezuma Ilhuicamina, gobernantes de México-Tenochtitlan. Es probable, pues, que Isquinantzin haya sido nativo de Xochimilco, en cuyo caso habría sido enviado a gobernar el señorío cohuixca de Chilapa.

Isquinantzin engendró un hijo conocido como Agustín Moctezuma o Agustín de Chilapa, quien contrajo matrimonio con Francisca Guzmán, quien era descendiente en línea directa, por un lado, de Nezahualcóyotl, tlatoani de Texcoco, y por otro, de los tlatoanis de Coyoacán. Agustín y Francisca procrearon dos hijas: Ana, la mayor, casó con Pedro Tetlepanquetzatzin, mejor conocido como Pedro de Tlacopan o de Tacuba, descendiente directo de los huey tlatoanis mexicas y de los tlatoanis de Tacuba y Ecatepec.

Agustina, la menor, contrajo nupcias con el cacique y gobernador de Coyoacán, Felipe de Guzmán, quien era su primo hermano. Una vez viuda, casó con Constantino Huitzinmengari, también gobernador de Coyoacán. Como Agustina se arraigó en Xochimilco, junto a sus dos nobles maridos, el matrimonio formado por Ana de Chilapa y Pedro de Tacuba o de Tlacopan se convirtió en cabeza del linaje de los Moctezuma de Chilapa que hasta la fecha habitan la región.

El padre de ambas, Agustín de Chilapa, consiguió que la Corona española le reconociera y ratificara su estatus de tlatoani o cacique, así como los privilegios propios del rango. A su muerte, su hija Ana y su yerno Pedro de Tlacopan heredaron dichas distinciones y bienes, que luego legaron a su hijo primogénito Joseph Tesifón Moctezuma. Los apellidos no debían ser tomados necesariamente del padre o de la madre, aunque sí era lo más común; en este caso, Joseph Tesifón usó como apellido el nombre de su tatarabuelo, Moctezuma Xocoyotzin, probablemente por considerarlo de mayor abolengo que otros que podría haber adoptado, como Tacuba, Tlacopan o Totoquihuastli.

Joseph Tesifón Moctezuma casó con una hija de Antonio de Ordaz Villagómez, segundo encomendero de Chilapa. Este matrimonio entre el cacique de Chilapa y una mujer española fue el primer paso hacia el blanqueamiento de la familia. A fines del siglo XVII el titular del cacicazgo, Agustín Moctezuma, tataranieto de Agustín Chilapa, contrajo nupcias con una dama criolla de la alta sociedad novohispana, María Antonia Guerrero Dávila, hija de Antonio Guerrero Dávila, titular de un mayorazgo. Este enlace hace pensar que los caciques de Chilapa gozaban de cierta aceptación dentro de la sociedad criolla; de hecho, para esa fecha se asumían como españoles.

Cuando murió Antonio Guerrero Dávila, el mayorazgo pasó a manos de su hijo Joseph Mateo, cuñado de Agustín Moctezuma. Joseph Mateo heredó a su vez a su hija Paula Josefa, quien casó con Juan Antonio de Urrutia, caballero de la Orden de Alcántara y marqués del  Villar del Águila. De este matrimonio nació un solo hijo, Mateo Cayetano, quien se hizo sacerdote. De esta manera el mayorazgo quedó sin heredero inmediato, en virtud de que un clérigo no podía serlo.

En 1754, al morir la marquesa del Villar del Águila y después de cuatro años de litigio, se convirtió en heredero Diego Moctezuma Guerrero Dávila, nieto de Agustín Moctezuma y María Antonia Guerrero Dávila. Una vez que tomó posesión del mayorazgo, Diego Moctezuma tuvo que trasladarse a vivir a Ciudad de México, pues así lo estipulaba una de las cláusulas constitutivas del mayorazgo. Además, debía usar en primera instancia el apellido Guerrero Dávila como efectivamente hizo. De ahí que, a partir de esa fecha, el apellido Moctezuma aparezca en segundo lugar a pesar de ser el paterno.

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #149 impresa o digital:

Moctezuma. El enigma de su rendición. Versión impresa.

Moctezuma. El enigma de su rendición. Versión digital.

 

Recomendaciones del editor:

Si desea saber más sobre la Historia de México y su origen, dé clic en nuestra sección “Moctezuma”.

 

Jesus Hernández Jaimes. Doctor en Historia por El Colegio de México y profesor de tiempo completo de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es autor de La formación de la hacienda pública mexicana y las tensiones centro-periferia, 1821-1836 (2013) y Raíces de la insurgencia en el sur de la Nueva España (2002), entre otras obras. Con Catherine Andrews escribió Del Nuevo Santander a Tamaulipas. Génesis y construcción de un estado periférico mexicano, 1770-1825 (2012).

 

Title Printed: 

Los descendientes de Moctezuma que hoy viven en Chilapa, Guerrero