• 26-sep-2021.

Donativos y préstamos novohispanos en la independencia de Estados Unidos

Armas y dinero

Guadalupe Jiménez Codinach

En el Archivo General de la Nación (en Ciudad de México) existen listados de miles de habitantes de la Nueva España que contribuyeron a financiar la guerra de Estados Unidos contra Inglaterra.

 

El historiador Carlos Marichal ha investigado el gran costo financiero que implicaron para la Nueva España las campañas militares españolas contra los ingleses entre 1776 y 1783; la necesidad de enviar fondos a Cuba, particularmente a La Habana, desde la Tesorería General de Nueva España; y el papel tan importante que el virreinato novohispano tuvo en la financiación de la revolución de independencia de los Estados Unidos.

Carlos Marichal y Matilde Souto citan a Melvin Glascock, quien afirmó que durante la guerra contra Inglaterra entre 1779 y 1783, el virreinato de la Nueva España “fue prácticamente la única fuente de apoyo a las fuerzas españolas en pie de guerra”, y añadió que “sin la plata mexicana no hubiera sido posible lograr los triunfos en esta guerra imperial ni tampoco sostener la estabilidad de las finanzas de la Corona”.

Es importante subrayar que en el Archivo General de la Nación (en Ciudad de México) existen listados de miles de habitantes de la Nueva España que contribuyeron a financiar la guerra contra Inglaterra. También existen datos sobre estos donativos en los territorios de la Nueva España y México que en 1848 fueron anexados a los Estados Unidos, como Nuevo México y Arizona.

De hecho, por real cédula del 17 de agosto de 1780, Carlos III requirió que todos sus vasallos libres de América contribuyeran por una vez y en calidad de donativo a sostener los gastos de la guerra contra Gran Bretaña; pedía un peso a los nativos y mestizos, y dos a los españoles.

Desde 1998, Molly Long, regente honoraria del Capítulo Español de las Hijas de de la Revolución Estadounidense o Daughters of the American Revolution (DAR), ha encabezado la difícil labor de rescatar de los archivos de distintas naciones las aportaciones de los novohispanos y rastrear a aquellos que ayudaron a Estados Unidos a independizarse de Gran Bretaña. Los listados de dichos donantes se han estado digitalizando y algún día podremos tener una idea más certera del monto de las aportaciones novohispanas a los nacientes Estados Unidos.

Según Larrie D. Ferreiro, España y Francia aportaron cerca del equivalente a treinta billones de dólares en valor actual, así como noventa por ciento de las armas utilizadas por los angloamericanos. Sería muy interesante poder determinar la aportacion novohispana en esta cifra general.

La conspiración de 1785

No sorprende que los “donativos” y préstamos forzosos de 1781-1783 ocasionaran descontento y resentimiento entre los habitanes de la Nueva España, particularmente entre los que tuvieron que entregar cantidades más cuantiosas, como los miembros de la élite criolla, poseedora de vastos intereses en la minería, la agricultura, el comercio y los bienes raíces, así como recelosa de las medidas económicas, políticas y sociales que les afectaban directamente.

En 1785 tres miembros destacados de la aristocracia criolla de Ciudad de México, el conde de Santiago de Calimaya, el conde de la Torre de Cossío y el marqués de Guardiola, solicitaron al rey Jorge III de Inglaterra (1738-1820), “a nombre de la capital y reino de México”, ayuda para independizarse de España. Los tres pertenecían, por amistad y por matrimonios, a las familias poseedoras de grandes fortunas acumuladas en siglos, a las cuales se les exigían más donativos.

Estos conspiradores se quejaban de los elevados impuestos, del maltrato a los americanos y de la tiranía despótica de las autoridades. En su propuesta al rey inglés, los tres nobles le ofrecían organizar 40,000 hombres “a la primera señal”.

¡Paradojas de la impredecible historia! En vez de contribuir, como en 1779-1783, a combatir a los ingleses en favor de la independencia de las Trece Colonias, ahora los conspiradores de Ciudad de México decían carecer de armas y municiones, por lo que enviarían dos millones de pesos a Jamaica para comprar armas británicas. A cambio del apoyo inglés a su plan de independencia, ofrecían un tratado de comercio en el cual Nueva España daría preferencia a las mercancías inglesas.

Los nobles criollos argumentaban que tal acuerdo con la Nueva España “podría llenar el vacío que habían dejado las trece colonias recién independizadas” en el comercio y la economía de Inglaterra. Un vuelco de 180 grados entre 1783 y 1785.

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #154 impresa o digital:

“Armas y dinero. El poco conocido pero fundamental apoyo de Nueva España a la independencia de Estados Unidos”. Versión impresa.

“Armas y dinero. El poco conocido pero fundamental apoyo de Nueva España a la independencia de Estados Unidos”. Versión digital.

 

Recomendaciones del editor:

Si desea saber más sobre la historia de la relación de México con Estados Unidos, dé clic en nuestra sección “Relación México-Estados Unidos”

 

Guadalupe Jiménez Codinach. Doctora en Historia por la Universidad de Londres. Ha sido profesora e investigadora de la Universidad Iberoamericana, así como curadora de exposiciones históricas para el INAH, el Museo Nacional de Historia y otras instituciones. Actualmente es asesora de Fomento Cultural Banamex, A. C. Ha recibido el Premio Nacional de Investigación Histórica sobre la Independencia Mexicana “Ernesto de la Torre Villar”, así como el Premio Antonio García Cubas. Autora de numerosas obras y artículos académicos, entre sus libros se hallan La Gran Bretaña y la independencia de México, 1808-1821 (1991), El mundo hispánico, 1492-1898 (1994) y México: su tiempo de nacer, 1750-1821 (1997). 

 

Title Printed: 

Pólvora y pesos