• Friday, 25 de May de 2018.

RHM 104

  • ¿Cuál era la moda de las joyas en la Nueva España?

    ¿Cuál era la moda de las joyas en la Nueva España?

    ¿En dónde se obtenían las codiciadas perlas, quiénes las usaban y cómo lo hacían?
    Por: Monserrat Ugalde Bravo

    La inmensa ondulante, blanca, perfumada, luminosa playa del Paraíso era un vasto cofre de arenas cuajadas con la maravillosa pedrería de las perlas: negras como azabache, leonadas, muy amarillas y resplandecientes como oro; cuajadas y espesas, casi azules, azogadas, otras tirando sobre color verde, otras declinando hacia diversos tonos de palidez, otras aumentando hacia incendiados matices, inmensas perlas de unión, margaritas menores, menudos aljófares; los brillos de todos los espejos del mundo. (Carlos Fuentes, Terra Nostra)

  • ¿Quiénes fueron las cuatro mujeres más hermosas en la Nueva España del siglo XIX?

    ¿Quiénes fueron las cuatro mujeres más hermosas en la Nueva España del siglo XIX?

    La singular belleza de la “Güera Rodríguez” y sus tres hijas
    Por: Texto de Manuel Romero de Terreros, marqués de San Francisco, 1880-1968

    Reinaba en las Españas el católico monarca don Carlos III, y gobernaba en México el célebre Virrey Bucareli, cuando el 20 de noviembre de 1778, nació en esta muy noble y leal ciudad una niña que, andando el tiempo, había de ocupar prominente lugar en la sociedad de la colonia. Era hija de don Antonio Rodríguez de Velasco y Jiménez, del consejo de su Majestad, Regidor perpetuo de la Ciudad de México; y de doña María Ignacia Ossorio Barba y Bello Pereyra, ambos de antiguas y nobles familias. Desde su infancia fue de la más peregrina hermosura, llamando tanto la atención por la profusión de sus cabellos rubios, que pronto fue conocida en toda la capital del Virreinato por la “Güera Rodríguez”.

  • La batalla de Trafalgar

    La batalla de Trafalgar

    El principio del fin del imperio español
    Por: Luis Arturo Salmerón Sanginés

    El combate de Trafalgar está lleno de episodios épicos en los que los marinos de las tres naciones, enfrascados en el terrible combate a corta distancia que plantéo Nelson en su estrategia, dieron grandes muestras de arrojo e incluso valor desesperado. Tal fue el caso del brigadier vasco Cosme Damián Churruca, capitán del San Juan Nepomuceno, de quien se cuenta que, después de que un cañonazo le volara la pierna, metió el muñón en un cubo de harina para poder permanecer en su puesto en pie de lucha, lo cual puede o no ser cierto, además de que tal escena no se reproduce en diversas obras de la batalla. Pero en lo que sí coinciden todos los historiadores es en que los tripulantes del Nepomuceno y su capitán combatieron ferozmente hasta a seis navíos ingleses a la vez y en el barco se negaron a rendirse hasta que el capitán y la mayoría de los oficiales habían caído muertos o heridos.

  • Bésame mucho

    Bésame mucho

    El fuego de la pasión y la música que conquistó a todo el mundo
    Por: Ricardo Lugo Viñas

    Hace más de cien años vino al mundo una mujer que nos dijo, a través de la palabra y la música, cómo se resuelve ese último beso; nos habló del dolor de la separación, de aquella despedida cargada de pasión y del alma envilecida de los enamorados que descubren lo efímero del amor. Su nombre era Consuelo Velázquez, aunque su público prefería referirse a ella con un íntimo y cariñoso “Consuelito”; su canción: Bésame mucho.

  • ¡Vamos al cine! Les recomendamos “Acá las tortas”

    ¡Vamos al cine! Les recomendamos “Acá las tortas”

    Por: Marco A. Villa

    Estrenado en 1951, este filme aborda la tensión generada por el complejo de inferioridad de algunos sectores de la sociedad mexicana ante el modelo de vida estadounidense.

  • La Guerra de los Pasteles contra Francia

    La Guerra de los Pasteles contra Francia

    Por: Luis A. Salmerón

    El bloqueo a los puertos mexicanos se mantuvo hasta el 9 de marzo de 1839. Los franceses no intentaron llegar más allá de Veracruz y el gobierno nacional no tenía recursos, barcos, ni hombres suficientes para enfrentarlos, por lo que se vio obligado a negociar.

  • Pages