• 8-abr-2020.

¡Vamos al cine! Les recomendamos “La pasión según Berenice”

México, 1976
Marco A. Villa

 

Este melodrama explora, desde la apasionada visión femenina de su protagonista, la postura de una sociedad provinciana en torno a la familia, la religión, la sexualidad y la ruptura del orden moral

 

La quietud en la capital de Aguascalientes a mediados de los setenta parece imperturbable. Su gente, que va y viene sin mayor sobresalto, es protagonista de una cotidianidad en la que reinan el sigilo y las apariencias, aunque también los rumores y las críticas. Las habladurías andan de boca en boca cuando los pobladores conviven en la iglesia, a la salida del cine, durante el paseo placero, en la estación del tren (hoy convertida en museo), o en la convivencia íntima al interior de los hogares. Sin embargo, este quisquilloso hábito apenas encrespa el humor de los habitantes.

Es también el mundo tradicionalista al que llega Berenice y con el que no desentonará. Cuenta que es oriunda de Carretaderos, localidad del hoy municipio nayarita de Compostela –la que fundara el explorador español Cristóbal de Oñate en el siglo XVI, pasada la Conquista–, cercano a la costa del Pacífico. La bella mujer ejerce como profesora de taquigrafía y mecanografía en una escuela de jóvenes alojada en una antigua casona.

Además, cuida a su madrina, doña Josefina, con quien vive cerca de ahí. La acaudalada anciana le ha dado alojamiento a cambio de su atención, y quizá también para acompañarse hacia el final de sus días. En cuanto a ella, llegó a residir ahí tras perder a su marido y sus bienes en un incendio, hecho que le dejó una profunda cicatriz en el rostro que al parecer la tiene acomplejada.

La desesperante quietud se trastoca cuando vuelve al pueblo Rodrigo, el hijo del doctor de la comunidad. De misma profesión que su padre, el joven alienta el desasosiego de la aburrida Berenice mientras la corteja y, al paso de los días, desata su frenético deseo por él, que no es más que parte del temperamento natural con el que ella imagina ejercer su sexualidad, pero que ha aprendido a reprimir. Prendada de Rodrigo, las actitudes impulsivas de la maestra irán cobrando notoriedad ante la extrañeza de él, que para colmo le ha anunciado que en algún momento se irá.

La pasión según Berenice es un trabajo dirigido por el recién fallecido Jaime Humberto Hermosillo, quien destacó por ser de los que sacudió el polvo de la industria filmográfica nacional y dio un nuevo impulso al cine hecho en México. Con este filme también rindió un homenaje a su ciudad natal, pues a lo largo de diversas escenas nos muestra algunas de las postales más destacadas de la ciudad de Aguascalientes, las cuales reflejan parte fundamental del espíritu de la vida en ciertos lugares de provincia, habitualmente imbuidos en una profunda religiosidad, pero que de vez en cuando se desequilibran cuando alguien subvierte o sobrepasa los límites “morales” de lo permitido.

El derruido Parián, el cine Encanto –en el que se recrea aquella añeja práctica en la que se reproducían en la pantalla gigante las placas fijas que anunciaban a los comercios–, el templo de San Antonio con su esplendorosa cúpula, la moderna estación de trenes, la típica plaza y hasta la antigua salida de la carretera a la capital de México, cuya transformación hasta hoy es notoria, son escenarios que deleitarán a los espectadores de esta película.