• 28-sep-2020.

¡Vamos al cine! Les recomendamos “La ilusión viaja en tranvía”

México, 1954

Marco Villa. Historiador

Dirigido por Luis Buñuel, quien reunió el talento de José Revueltas y Juan de la Cabada en el guion, este filme recrea la entrañable capital mexicana de mediados del siglo XX

 

Para un obrero que es agradecido con su trabajo pese a la carestía, quizá no hay más honda pesadumbre que la de ver morir los medios a los que ha consagrado su empeño y una buena parte de su vida, como el Caireles y el Tarrajas, tranviarios que se enteran de que su carro va directo al desguace: el 133, infelizmente, debe abandonar el circuito antes de que la demanda y la modernidad de la mole urbana lo avasallen.

Para el conductor Juan Godínez Caireles (Carlos Navarro) y su cobrador Tobías Hernández Tarrajas (Fernando Soto Mantequilla), tal hecho justifica la borrachera que inician en la estación y continúan en la posada decembrina de cuya pastorela son actores principales. Ahí, en medio del jolgorio vecinal, reúnen el valor para robar el 133 y emprender su último viaje, en el que además los acompaña Lupita (Lilia Prado), hermana del Tarrajas. La aventura es divertida, insólita y emana de las entrañas de aquella Ciudad de México que, en sus rincones más alejados, justo donde conectaban los tranvías, aún se debatía entre lo rural y lo urbano.

Durante su odisea, Caireles y Tarrajas dan servicio a los más variados personajes: un escandaloso grupo de niños, un huérfano que cree ver a su madre caminando por la calle, los matarifes del rastro que cargan sus animales sacrificados, unas beatas con un Cristo ultrajado, un herido, una gringa que desconfía del servicio gratuito porque “huele a comunismo”, un aristócrata ebrio y venido a menos, entre otros que reflejan una cotidianidad cargada de frescura, ilusiones y sórdido humor, complementado con su repertorio de frases coloquiales y temas como las diferencias de clase, la explotación laboral, política, la devaluación de la moneda y más. En suma, una convivencia que por aquella época era natural encontrar en las calles capitalinas. “Ustedes saben que en los vehículos públicos de México es posible […] encontrar gente que lleva cajones de fruta, o pavos vivos, en fin: las cosas más increíbles”, expresó Luis Buñuel al respecto.

 

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #124 impresa o digital:

Primera Guerra Mundial. Versión impresa.

Primera Guerra Mundial. Versión digital.

 

Recomendaciones del editor:

Si desea leer más reseñas de películas del cine mexicano o que hayan sido filmadas en locaciones nacionales, dé clic en nuestra sección Vamos al Cine

 

Title Printed: 

La ilusión viaja en tranvía