• 8-dic-2019.

¡Vamos al cine! Les recomendamos “Depredador”

John McTiernan, 1987
Marco Villa

 

Filmada mayormente entre los bellos parajes naturales de Puerto Vallarta y Palenque, esta cinta es considerada un hito de la ciencia ficción hasta nuestros días.

 

 

"Cuando yo era pequeña encontramos un hombre, estaba despedazado; las viejas del pueblo se santiguaron y murmuraron cosas extrañas, cosas raras; [fue] el diablo cazador de hombres; [aparece] solo en los años en que hace mucho calor […] El cazatrofeos de hombres le llaman”, cuenta la guerrillera Anna sobre la creatura sobrenatural que ha reaparecido en la selva para cazar al mayor Alan Dutch Schaeffer (Arnold Schwarzenegger) y el comando especial que lidera. Ellos fueron enviados a la región para supuestamente rescatar a un ministro y su ayudante, desaparecidos en algún lugar de Centroamérica. Para la bestia, ir tras ellos es simplemente un impulso de supremacía.

 

Anna (interpretada por la michoacana Elpidia Carrillo) ha sido capturada por este grupo de fuerzas de élite tras el asalto a su campamento, luego de esparcirse el rumor de que los funcionarios están en manos de un contingente de combatientes rebeldes del que ella forma parte. Mientras Dutch y su grupo avanzan internándose en el ingobernable ecosistema, la misión da un sorpresivo giro a partir de que se encuentran con unos cuerpos desollados que pertenecen a soldados de las Fuerzas Especiales estadounidenses. Anna relata entonces la vieja historia de su pueblo sobre una especie monstruosa que gusta de cometer tales atrocidades.

 

Los problemas se suceden uno tras otro, agravándose cuando Dutch descubre que en realidad habían sido enviados a confrontar a un contingente soviético presente en el campamento que invadieron y que su amigo y parte de su equipo, George Dillon (Carl Weathers, el legendario Apolo Creed, de la saga de Rocky), estaba al tanto de todo ello porque es a la vez agente de la CIA. La batalla y persecución entre la fuerza especial y el ser sobrenatural comenzará en seguida.

 

Grabada mayormente en Puerto Vallarta (Jalisco) y Palenque (Chiapas), donde inició rodaje la primavera del año anterior al de su estreno en junio de 1987, el equipo de esta cinta tuvo que sortear extremas dificultades en la selva chiapaneca y en las locaciones costeras. Destacan, por ejemplo, las secuencias en la cascada Misol-há, hoy un destino turístico natural importante de aquella entidad sureña.

 

Durante meses, la tupida vegetación, la abundancia de peligrosas especies endémicas y las plagas de insectos, el fango que impedía el tránsito por un terreno mayormente inclinado, un pantano infestado de sanguijuelas donde Schwarzenegger tuvo que andar, así como la humedad combinada con el intenso calor en el día, además del frío abrumador durante las noches, formaron de los escenarios donde transcurre la historia. Por ello, el equipo de filmación y los actores tuvieron un entrenamiento de tipo militar in situ, a fin de ofrecerles herramientas que dieran más credibilidad a su misión. ¡Y hasta la comida –cuentan que sobre todo en Vallarta– fue motivo de estragos!

 

Pese a todo, la cinta pudo lograrse y hasta hoy sigue ganando adeptos y seguidores, ya que es considerada una de las mejores en el mundo de la ciencia ficción. Se las dejamos aquí para que la disfruten.

 

 

La breve “Depredador” del autor Marco Villa se publicó en Relatos e Historias en México número 129. Cómprala aquí