• domingo, 16 de junio de 2019.

¿Quién fue el general Manuel de Mier y Terán?

Por: José Francisco Vera Pizaña

 

La historia no sería justa para Mier y Terán. Su participación fue opacada por las acciones de Santa Anna, quien, gracias a la propaganda realizada por José María Tornel, logró adjudicarse el triunfo completo de la victoria de Tampico.

 

 

Don Manuel de Mier y Terán nació en Tepeji del Río, Puebla, el 18 de febrero de 1789, en el seno de una familia bien acomodada. Realizó sus estudios en el Colegio de Minería, mismos que terminó en 1811. Tras graduarse, se unió a las filas del insurgente José María Morelos. Más tarde fue puesto a las órdenes de Mariano Matamoros, con el que fungió como jefe de artillería.

 

Participó en la toma de Oaxaca y, tras la aprehensión del Generalísimo en 1815, disolvió el Congreso de Apatzingán en diciembre, con lo que quedó como director ejecutivo de la junta. Sin embargo, el golpe no detuvo la disolución de los diferentes cuerpos que integraban el ejército. A pesar de ello, mantuvo el control de parte de Puebla, las Mixtecas y Oaxaca.

 

Conocido por su inteligencia y capacidad de mando, para 1817 se dedicó a defender Cerro Colorado, en Tehuacán. Sin embargo, la presión de los realistas fue tal que no tuvo más remedio que rendir la guarnición, a cambio de que se le perdonara la vida y la de sus hombres.

 

En 1821 se adhirió al Plan de Iguala promulgado por Agustín de Iturbide y en 1822 participó en el primer Congreso constituyente del nuevo país. Permaneció en el ejército mexicano y después ocupó el despacho de ministro de Guerra y Marina por nueve meses. Luego realizó expediciones hacia la provincia de Texas, tanto para reportar sobre las minas y recursos, como para evaluar la presencia estadounidense en la zona.

 

A su regreso en 1829, fue llamado para apoyar a Santa Anna en contra del intento de reconquista española y el general lo nombró segundo en jefe del Ejército de Operaciones.

 

La historia no sería justa para Mier y Terán. Su participación fue opacada por las acciones de Santa Anna, quien, gracias a la propaganda realizada por José María Tornel, logró adjudicarse el triunfo completo de la victoria de Tampico. Sin embargo, tras este hecho, se mantuvo activo en el ejército y realizó comisiones en Texas.

 

En 1832 los problemas se acrecentaron en el país. Ese año se convocó a elecciones, con Mier y Terán como uno de los candidatos fuertes de la facción federalista; sin embargo, el pronunciamiento de Santa Anna en Veracruz le negó la presidencia. Desencantado por el rumbo del gobierno y las tantas revueltas, cayó en una terrible depresión de la que no pudo salir. El 2 de julio, sin esperanzas y cansado de las miserias que había tenido que soportar, pasó sus últimos momentos en Padilla, Tamaulipas, donde en 1824 había sido fusilado Iturbide. Ahí, junto al templo de San Antonio, colocó la empuñadura de su espada y, presionando la punta de la hoja contra su corazón, terminó con su vida.

 

 

La nota breve "¿Quién fue el general Manuel de Mier y Terán?" del autor José Francisco Vera Pizaña se publicó dentro del artículo “Santa Anna y la última defensa de la independencia nacional” del mismo autor, publicado en Relatos e Historias en México, número 120Cómprala aquí.