• 9-jul-2020.

1861: el año más difícil de la República

Luis A. Salmerón

La derrota definitiva de Miguel Miramón, en diciembre de 1860, y la ocupación de la capital por las tropas liberales daban por terminada la Guerra de Reforma. Eso permitió al presidente Benito Juárez regresar de Veracruz e instalar el gobierno de la República en la Ciudad de México. Sin embargo, con ello no terminaban los problemas para México; al contrario, 1861 se presentó como uno de los años más difíciles para la presidencia. Algunas bandas conservadoras continuaron sus ataques; el Congreso liberal presentaba graves divisiones ante las próximas elecciones, y en Europa las grandes potencias conspiraban para invadir el país.

 

22 de marzo. Muere de fiebre tifoidea Miguel Lerdo de Tejada, quien, para muchos liberales, era el hombre con más méritos para ocupar la primera magistratura y el político con mayores posibilidades de unificar al partido.

 

23 de mayo. Los jefes conservadores Tomás Mejía, Marcelino Cobos y Juan Vicario nombran “presidente” al general Félix Zuloaga.

 

30 de mayo. Don Melchor Ocampo es hecho prisionero por una gavilla conservadora en su hacienda de Pomoca, Michoacán, donde se había retirado a la vida privada.

 

3 de junio. Melchor Ocampo es asesinado en Tepeji del Río por orden de Leonardo Márquez.

 

11 de junio. El Congreso declara presidente constitucional a Benito Juárez después de una apretada elección en la que el general Jesús González Ortega fue su principal contendiente; este último es nombrado presidente de la Suprema Corte de Justicia.

 

15 de junio. En la sesión de toma de posesión de Juárez se recibe la noticia de que el general Santos Degollado, quien perseguía a los asesinos de Melchor Ocampo, había sido ejecutado en el camino a Toluca por el conservador Ignacio Buitrón.

 

23 de junio. El general Leandro Valle es fusilado en Monte de las Cruces por orden del jefe conservador Leonardo Márquez.

 

17 de julio. Benito Juárez decreta la suspensión de pagos, por dos años, de todas las deudas públicas, aun las contraídas con naciones extranjeras.

 

25 de julio. Francia e Inglaterra rompen relaciones con México en protesta contra ese decreto. Estados Unidos intentaría aprovechar esta situación, pues más tarde el ministro Thomas Corwin es comisionado por el presidente Abraham Lincoln para ofrecer a Juárez hacerse cargo del pago de los intereses de la deuda a condición de hipotecar, como garantía, una parte del territorio nacional.

 

7 de septiembre. Crisis en el Congreso. 51 diputados solicitan a Juárez que renuncie a la presidencia; el mismo día, otros 54 lo apoyan en la continuación de su mandato.

 

30 de octubre. José María Gutiérrez de Estrada, José Manuel Hidalgo y Juan N. Almonte solicitan al archiduque Maximiliano de Habsburgo que acepte el trono de México.

 

31 de octubre. Se firma la Convención de Londres. Representantes de España, Gran Bretaña y Francia acuerdan intervenir militarmente en México para exigir el pago de sus deudas. Después de infructuosas negociaciones, Juárez derogaría el decreto del 17 de julio, pero la noticia llegó tarde a Europa.

 

17 de diciembre. Desde ese día comienzan a llegar los navíos de la Triple Alianza (primero los españoles y en las siguientes semanas ingleses y franceses) para desembarcar tropas y ocupar el puerto de Veracruz.

 

19 de febrero de 1862. Conferencia entre el general español Juan Prim –representante de las potencias aliadas– y el ministro Manuel Doblado en el poblado La Soledad, Veracruz. El general Prim entendió la situación de México y aceptó las condiciones de pago propuestas por Doblado, lo mismo que el representante inglés, Charles Wyke. Ambos se comprometieron a regresar las tropas a sus países, pero el francés Dubois de Saligny rechazó la firma de esos acuerdos.

 

5 de marzo de 1862. Desembarcan tropas imperiales francesas, bajo el mando del general Charles Ferdinand Latrille, para derrocar al gobierno de Juárez e imponer a Maximiliano como emperador de México. Sorprende a la población del puerto que con ese ejército llegaran algunos connotados conservadores mexicanos que se hallaban en el exilio. La guerra contra el imperio se prolongará hasta 1867.

 

 

Esta publicación es sólo un fragmento del artículo "Leandro Valle" del autor Luis A. Salmerón, que se publicó íntegramente en Relatos e Historias en México, número 105