• 23-ene-2021.

Texas

  • Cómo Texas fue arrebatado a México

    Cómo Texas fue arrebatado a México

    William Jay*

    La visión de un político estadounidense que se opuso al esclavismo y al expansionismo.

  • “¡Recuerden Goliad!”

    “¡Recuerden Goliad!”

    José Medina González Dávila

    En octubre de 1749 se refunda la misión de Nuestra Señora del Espíritu Santo de Zúñiga, y poco tiempo después se establece un presidio y guarnición militar, siendo este su último movimiento geográfico y donde permanece hasta nuestros días. Para 1758 ya era un asentamiento permanente y las poblaciones regionales de indios aranamas, piguique, manos de perro, tamique, tawakoni y tonkawa fueron parte de la conversión feligresa de los misioneros.

  • La misión de Nuestra Señora del Espíritu Santo de Zúñiga para Texas

    La misión de Nuestra Señora del Espíritu Santo de Zúñiga para Texas

    José Medina González Dávila

    En 1722 se establece la misión de Nuestra Señora del Espíritu Santo de Zúñiga, en la bahía de Matagorda, en lo que ahora es la costa de Texas. Este bastión se concibió como un “punto de anclaje”, el cual serviría para que posteriormente se desarrollaran otros asentamientos novohispanos en la región y de esta forma se detuviera el avance francés.

  • Una historia olvidada del virreinato en Texas

    Una historia olvidada del virreinato en Texas

    La colonización del norte novohispano

    José Medina González Dávila

    El Virreinato de la Nueva España no solo fue un destacado periodo de la historia de nuestro país, sino también un referente social y cultural sin precedentes que definió el curso de nuestro pasado y también el de nuestro porvenir.

  • ¿Cuáles fueron las luchas de Cheno Cortina?

    ¿Cuáles fueron las luchas de Cheno Cortina?

    Soren De Velasco Galván

    Contra el racismo y en defensa de los mexicanos en Texas en el siglo XIX

  • ¿Cómo se perdió Texas?

    ¿Cómo se perdió Texas?

    Alejandro Rosas Robles

    La primera reunión de presidentes en la historia común de México y Estados Unidos se llevó a cabo el 4 de enero de 1837.  No hubo desfiles ni grandes recepciones. Las bandas militares ni siquiera se alistaron para dar la bienvenida. No era para menos. La visita no tenía un carácter del todo oficial y para el gobernante mexicano, Antonio López de Santa Anna, la situación era algo embarazosa: llegaba a Washington en calidad de prisionero. México había perdido una generosa porción de su territorio.