• 17-jun-2021.

Rebeliones de indígenas contra el pago de tributos en la década de 1840

Javier Torres Medina

En la década de 1840, aparte de enfrentar la usurpación de tierras por algunos hacendados, campesinos e indígenas entraron en conflicto con el gobierno debido al aumento de los impuestos.

 

A fines de 1843, los rebeldes se reunieron en Putla y Copala. Bajo la protección de la divina imagen de Jesús Nazareno y el lema “Dios, tierra y reducción de impuestos”, los pueblos del actual Guerrero se levantaron en armas. En la municipalidad de Xochistlahuaca se formó un plan cuya principal exigencia era que “ya no haga contribución ni alcabala” porque “todo esto nos causa dolor”.

En Xonacatlán, municipalidad de Alcozauca, se le agregó al plan: “que se modere todo tipo de pensión [impuesto] que oprime a nuestros pueblos […] muera el déspota general Santa Anna y sus miserables esclavos”. Los principios liberales preconizados por Juan Álvarez se oponían al pago de estos impuestos y de otros que agobiaban a los campesinos e indígenas, como el tener que pagar la “limosna a los señores curas”.

Se argumentaba que no se debía pagar ni por un bautizo, “porque [los curas] tienen la obligación de bautizar a las criaturas”, ni tampoco por casamientos, por los que se cobraba seis reales. Tampoco se debían pagar los diezmos, primicias, multas de los jueces, alcabalas, puestos de las plazas, ni las rentas de las tierras a los caciques.

La represión

La estrategia de represión de Bravo dio resultados. El 30 de noviembre de 1843 cayó en combate Dionisio Arriaga, comandante general de los rebeldes. Asimismo, se llevó a cabo una serie de detenciones en el distrito de Chilapa. La sublevación perdió fuerza y, a fines de 1843, veinticinco pueblos del distrito de Tlapa se sometieron al gobierno.

Sin embargo, el descontento se mantuvo latente mientras pasaba la temporada de cosechas. En septiembre de 1844 el movimiento se avivó, ahora al mando del mestizo Miguel Casarrubias, vecino de Chilapa, y de Domingo Santiago, dirigente de los pueblos del distrito de Tlapa. El 18 de septiembre, Casarrubias escribió a Álvarez que siendo “tantas las pensiones [impuestos] que el señor gobierno nos ha impuesto de cobrarnos el real personal desde el mes de agosto [de 1843] hasta la fecha, importa trece meses igualmente seis reales de contribución directa, suma la total cuenta diecinueve reales que tiene que dar cada individuo […] en donde se dice que pagaremos de casas y animales u otros intereses que tengamos”. Y continúa: “es cosa muy dura, pues estos infelices apenas alcanzan el pan de cada día para mantener a sus familias [...] Esperando que vuestra excelencia ha de tomar la voz en que muera el gobierno, pues tan tirano se muestra con nosotros”.

El futuro del movimiento se vio amenazado con la muerte de Casarrubias, quien fue sorprendido y acribillado. Las tropas al mando de Bravo cometieron excesos, como saqueo y violaciones. A los disidentes, cabecillas o líderes, ahí donde se les encontraba se les mataba, sin mediar juicio.

Después de eso, el movimiento se dispersó. Hubo intentos por reactivar la sublevación, pero el hambre ya estaba azotando a las localidades y los campesinos regresaron a sus sementeras que habían abandonado. Además, la represión que se ejercía sobre los pueblos era brutal y atroz. Se arrasaban y quemaban rancherías y pueblos enteros, y se les amenazaba con enviarlos como esclavos a Cuba, como había sucedido con los indígenas de Yucatán.

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #147 impresa o digital:

Impuestos. Versión impresa.

Impuestos. Versión digital.

 

Recomendaciones del editor:

Si desea saber más sobre la historia de los impuestos en México, dé clic en nuestra sección “Impuestos”.

 

Javier Torres Medina. Doctor en Historia por El Colegio de México. Es profesor del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México, y de la FES Acatlán de la UNAM. Sus investigaciones se han enfocado en la historia económica de México. Entre otras obras, ha publicado Centralismo y reorganización. La hacienda pública y la administración durante la primera república central de México, 1835-1842 (Instituto Mora, 2013).

 

Title Printed: 

“Dios, tierra y reducción de impuestos”