• miércoles, 19 de junio de 2019.

Leticia Palma

Una diva en el olvido
Por: Martín Caballero

La historia de Leticia Palma transcurre al estilo de Sunset Blvd. (Billy Wilder, 1950) en donde una talentosa y hermosa actriz de antaño vive añorando sus glorias pasadas olvidada por su amado público. La vida artística de Leticia es sin lugar a dudas, una historia digna de ser contada, sobre todo por la huella imborrable que dejó en las páginas del cine mexicano.

La hermosa Zoila Gloria Ruiz Moscoso, conocida en el medio artístico como Leticia Palma, nació el 23 de diciembre de 1926 en Paraíso, Tabasco, y su extraordinaria belleza y gran talento la convertirían en una de las estrellas más taquilleras de su tiempo. Compartió créditos con las grandes figuras de la llamada época de oro del cine mexicano.

La primera aparición cinematográfica de la hermosa tabasqueña tuvo lugar en la cinta Yo bailé con Don Porfirio, dirigida por Gilberto Martínez Solares en el año de 1942, en donde actuó Joaquín Pardavé; en 1943 participó en El hombre de la Máscara de Hierro; en 1949 trabajó junto a Tin Tan en No me defiendas compadre, dirigida por Gilberto Martínez Solares; también participó en Escuela para Casadas del cineasta Miguel Zacarías, y su gran oportunidad llegaría ese mismo año pues protagonizó una serie de películas en donde dio gala de sus dotes histriónicas y seductora belleza. La primera de ellas fue Cuatro contra el mundo de Alejandro Galindo; después vendría Hipócritadirigida por el cineasta español Miguel Morayta, quien haría de Leticia su actriz fetiche ya que protagonizó varias de sus películas interpretando a exquisitas orquídeas de la noche que son abusadas por los hombres y que para encontrar escapatoria a su cruel destino llegan a límites insospechados.

En Hipócrita, Leticia Palma interpreta a una hermosa joven con el rostro marcado, enamorada hasta la locura de un músico, interpretado por Luis Beristáin, quien la convierte en musa inspiradora de la canción que da título a la cinta: en esta turbulenta historia, la hermosa joven termina en manos de un despiadado criminal interpretado por Antonio Badú. Gracias al gran éxito que obtuvo esta cinta, Leticia Palma viajó a Nueva York a presentarla; pronto llegó otro proyecto bajo el mando de Morayta que se tituló Vagabunda, en donde se reencontró con Badú y Beristáin, pero aquí interpretó a una joven rumbera que se enamora de un sacerdote que ha perdido la memoria; después, al lado de Pedro Armendáriz, interpretó a otra trágica damisela en la cinta Escuela para Casadas también dirigida por Miguel Morayta, esto ocurrió en 1950. En el mismo año filmó una de las más grandes películas de la historia del cine mexicano titulada En la palma de tu manobajo las órdenes de Roberto Gavaldón en donde Leticia interpretó a la despiadada femme fatale llamada Ada Cisneros de Romano; esta cinta es claramente un film noir (cine negro), Arturo de Córdova, Ramón Gay y Carmen Montejo complementan el reparto de esta maravillosa historia llena de intriga y pasión en la cual un extorsionador que se hace pasar por adivino, trata de chantajear a una astuta autoviuda (Leticia) más lista que él. La película fue estrenada el 21 de junio de 1951 en el Cine Chapultepec y se mantuvo en cartelera seis semanas. En la palma de tu mano obtuvo en 1952 el premio Ariel a la mejor película del año.

 

Esta publicación es un fragmento del artículo “El poder de la Masonería” de la autora Elena Díaz Miranda y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 22.

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS Actores y Actrices, en la barra inferior.