• 14-abr-2021.

El Barrio de Chimalistac

Usted está aquí

Gerardo Díaz

Limítrofe entre las alcaldías de Coyoacán y Álvaro Obregón, se encuentra el barrio de Chimalistac, que mantiene la antigua encrucijada de calles empedradas, los puentes de roca por donde pasaba el río Magdalena y voluminosos jardines que en su momento pertenecieron a Ixtolinque, el primer señor de Coyoacán que aceptó el sometimiento a la Corona española tras la caída de México-Tenochtitlan en 1521.

 

Esta zona pronto fue muy apreciada por los conquistadores españoles y luego por las órdenes religiosas, las cuales se apropiaron de los mejores terrenos y edificaron grandes inmuebles con espacios para la horticultura, conventos y colegios. Pese a la transformación urbana que ocurrió al paso de los siglos, aún resplandecen rincones que parecen no haber mutado, permaneciendo como postales del ayer.

Hay quienes disfrutan los fines de semana buscando entre sus calles el sitio exacto donde el pintor José María Velasco colocaba su caballete, las fuentes que en su momento refrescaban las cientos de hectáreas de árboles frutales o simplemente una buena caminata. En sus inmediaciones estuvo también el famoso restaurante La Bombilla, donde asesinaron al presidente Álvaro Obregón en 1928. Tras cerrar sus puertas años después, fue reconvertido en área verde.

Allí también se erigió un colosal monumento que llegó a resguardar el brazo en formol del general revolucionario. Nunca lances una moneda al aire frente a él, se decía, porque el brazo saldrá del frasco para tomarla.

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #148 impresa o digital:

El fusilamiento de Vicente Guerrero. Versión impresa.

El fusilamiento de Vicente Guerrero. Versión digital.

 

Recomendaciones del editor:

Si desea saber más sobre sitios históricos de México, dé clic en nuestra sección “Usted está aquí”

 

Title Printed: 

El Barrio de Chimalistac