• 27-nov-2020.

El amargo Bierce

Alberto Sánchez Hernández

Ambrose Bierce partió hacia México el 2 de octubre 1913. El día anterior había escrito una carta en la que reiteraba su modo de ser: "Adiós, si oyes que me pusieron contra un muro de piedra mexicano y que me han fusilado, piensa que para mí es un buen modo de dejar la vida. Es mejor que la vejez, la enfermedad, o caerse por las escaleras. Ser gringo en México, ¡ah, eso sí es eutanasia!".

Antes de llegar a El Paso, Texas, Ambrose recorrió los lugares más significativos de su vida. Pasó por los estados donde había combatido contra los esclavistas en la Guerra de Secesión. De aquella experiencia surgieron los Cuentos de soldados y civiles, que es un compendio de los horrores de la guerra y del trato despiadado entre los hombres. Los largos y agitados años que dedicó a la escritura como novelista, poeta y periodista afirmaron el desencanto provocado por la corrupción política y ese estilo mordaz y sarcástico que caracterizó sus escritos, y que le valió el mote del "Amargo" Bierce.

En los primeros años del siglo redactó su celebradísimo Diccionario del Diablo, compilación de aforismos cáusticos, de una lógica cotidiana carente de toda lógica. Se trata de una burla de la vida donde queda claro que la vida se burlará de nosotros.

A los 70 años termina la compilación de sus trabajos para darlos a la publicación, y se despide de la literatura y de sus amigos. En noviembre de 1913 llega a Ciudad Juárez, recientemente tomada por Pancho Villa. Acompaña a la División del Norte en la ocupación de Chihuahua y el 26 de diciembre escribe su última carta, avisando que estaría en Ojinaga al día siguiente. Después de varios días de asedio, Ojinaga fue capturada por Villa tras una sangrienta batalla. A los 71 años Ambrose Bierce desapareció en Chihuahua, sin dejar rastro alguno y dando lugar a todo tipo de especulaciones acerca de su muerte, sobre las que se han tejido varias películas y novelas, como Gringo viejo, de Carlos Fuentes.

 

“El amargo Bierce” del autor Alberto Sánchez Hernández y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 1.