• 17-ago-2019.

¿Conoces la historia del cricket en México?

Un deporte muy popular entre las élites y los obreros en el Porfiriato
Craig White

 

El cricket llegó a México muchos años antes que el beisbol, el futbol y el boxeo. Actualmente, pese a que no muchos lo conocen, aún se practica en el país y tiene miles de fieles seguidores que saben que en la cancha no solo enfrentan a su rival, sino a toda la historia que este juego tiene detrás.

 

 

Durante el Porfiriato (1876-1911), México tuvo estabilidad política y crecimiento económico por primera vez desde su independencia de España. El gobierno de orden y progreso de Porfirio Díaz vio la rápida modernización e industrialización del país, en gran parte gracias a la expansión de la inversión extranjera, ámbito en el que Reino Unido era de las naciones que estaban a la cabeza. Gracias a ello, hubo un significativo arribo de británicos y con ellos llegó el cricket.

 

México es uno de los centros más antiguos de este deporte en el mundo, fuera de las islas británicas. Esta práctica que usa bate y pelota se jugó aquí por primera vez alrededor de 1827 e involucró a comerciantes y diplomáticos. Esto hace que sea anterior al futbol, al beisbol y al boxeo por muchas décadas; sin embargo, fue hasta el Porfiriato cuando se practicó con más frecuencia.

 

The Reforma Athletic Club (RAC), ubicado en el municipio mexiquense de Naucalpan, es hoy la casa del cricket mexicano. Se fundó en 1894 en un espacio sobre Paseo de la Reforma, en Ciudad de México, y fue el primer club de deportes en la República. Contó con canchas de tenis, futbol, atletismo, polo y hockey, pero el cricket era el “principal y más exitoso” entre sus miembros.

 

Del trabajo al deporte

 

Algunos equipos en la capital durante el Porfiriato fueron el RAC, el Mexico Cricket Club (MCC), el British Club y el Pearson and Son, entre otros; incluso, los maestros del Colegio Inglés formaron uno. Fuera de Ciudad de México, en el pueblo de San Cristóbal (en el actual municipio mexiquense de Ecatepec), la firma de ingenieros Pearson and Son –que completó las obras del túnel del Gran Canal del Desagüe– inauguraron el San Cristóbal British Club en 1890. Un poco más al norte, la compañía que iba a construir otro túnel como parte de la misma obra también fundó un equipo: el Zumpango Cricket Club.

 

Pearson and Son perteneció a Weetman Pearson, un empresario británico y amigo del presidente Díaz. Aparte de construir el Gran Canal del Desagüe y el ferrocarril entre Coatzacoalcos y Salina Cruz, restauró estos dos puertos y el de Veracruz; también adquirió el control del servicio de electricidad en Orizaba, Córdoba, Puebla, Tampico y el puerto veracruzano. Asimismo, compró la mina El Oro en Estado de México, donde había jugadores de cricket “de los que se podría escuchar”. La otra empresa de Weetman, la Compañía Mexicana de Petróleo “El Águila”, construyó en 1906 una refinería en Minatitlán, Veracruz, la cual contó con un club de cricket.

 

Por su parte, el estado de Hidalgo, previo al Porfiriato, albergó equipos como el Pachuca Cricket Club, Velasco Cricket Club y Real del Monte, debido a que los británicos tuvieron presencia allí a partir de 1824, cuando los mineros procedentes de Cornwall se establecieron en Pachuca para rehabilitar las minas de plata después de la Independencia. A finales del siglo XIX, sus descendientes aún vivían en Hidalgo y se les unió nueva población de Reino Unido que fue a trabajar en la industria minera y dio otro impulso al cricket. Así, en 1895 se reunieron para formar el Pachuca Athletic Club. Los jugadores eran en su mayoría británicos, aunque los equipos también contaron con integrantes de los dominios británicos de Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Sus partidos se realizaban durante la temporada no lluviosa y en domingo, ya que era el único día en que los competidores no laboraban.

 

Un juego de las élites

 

Las élites mexicanas practicaban este deporte y el gobierno porfiriano tenía interés en impulsarlo, debido a que era el pasatiempo de una de las principales potencias mundiales de la época.

 

En 1896 nació el primer equipo de cricket creado por mexicanos: el Mexico Cricket Club. Uno de sus fundadores y capitán fue Luis Amor, un hacendado azucarero de Morelos. Su pasión por ese deporte probablemente provenía de su tiempo en el Stonyhurst College en Reino Unido. Más tarde, en 1899, él creó el Mexico Wanderers en la capital del país y fue también su capitán y tesorero. A las filas del MCC y del Mexico Wanderers ingresaron sus hermanos Alejandro, Pablo y Víctor. De hecho, dos de ellos fueron lo suficientemente talentosos para jugar en el equipo del Stonyhurst College.

 

El MCC recibió un lugar para jugar sus partidos en un espacio de Paseo de la Reforma –opuesto al que tenía The Reforma Athletic Club–, como “obsequio” del secretario de Hacienda, José Yves Limantour, con quien quedó “endeudado”, motivo por el cual, en su junta anual del 10 de diciembre de 1900, el equipo lo eligió presidente honorario en reconocimiento a su gran amabilidad “y como un cumplido adecuado para él”. “Aunque el ministro no juega, es amigo del cricket y de los jugadores”, afirmó The Mexican Herald, el principal periódico en inglés en México durante el Porfiriato.

 

Aparte, había tensiones entre el RAC y el MCC, que se intensificaban en el juego. La rivalidad tuvo su origen desde que el segundo se formó. Según The Mexican Herald, “los Reformas lo consideraron desde el principio como una especie de agregación advenediza y predijeron para ellos una breve e ignominiosa carrera”. A su vez, el MCC vio al RAC como un grupo de “aristócratas” porque era el club deportivo que se consideraba de más alto estatus social y el más rico del país. El MCC “jamás tenía una membresía casi grande, ni los ingresos” del RAC, el cual podía importar el mejor material de cricket de Reino Unido y contaban con jugadores con experiencia de primera clase en Inglaterra.

 

A pesar de su rivalidad, ambos conjuntos organizaban días de gala y algunos de sus jugadores trabajaban juntos.

 

Copa Desafío

 

A fin de fomentar la competencia entre los equipos de Ciudad de México e Hidalgo, se inauguró la Copa Desafío en 1897. Las reglas fueron publicadas por The Mexican Herald en enero de ese año:

 

La copa la tendrá cualquier club que la gane, pero se verán obligados a aceptar el desafío de cualquier otro club, que, en caso de triunfar, la mantendrá. El lugar y la fecha del partido es a opción de los titulares, pero se verán obligados a aceptar dicho reto para jugar, dentro de un mes a partir de la fecha de recepción. Si no lo hace, la copa pasará a estar en posesión del club desafiante, bajo las condiciones anteriores.

 

La Copa Desafío estimuló la práctica del cricket y pronto se agregaron equipos de otras entidades. En agosto de 1899, los vecinos de San Luis Potosí se esforzaron para establecer un club en la ciudad porque “no faltan buenos jugadores”. El mismo mes fue fundado el Puebla y District Cricket Club, que jugaba en el velódromo de la capital poblana, pese a que la cancha sufría los estragos de topos, la caballería del ejército mexicano, celebraciones francesas y fiestas españolas, las cuales causaban constantes dolores de cabeza y quejas entre los jugadores.

 

La liga de cricket

 

En diciembre de 1899, el periódico The Two Republics publicó una iniciativa para enviar a Estados Unidos y Canadá una selección nacional de México –formada en su mayoría por británicos, aparte de los hermanos Amor– para que jugara con los equipos más importantes de esos países. No obstante, la idea nunca se llevó a cabo. También propuso, igual sin éxito, un partido entre Reino Unido y México, pues nuestro país podría “poner un equipo maravillosamente fuerte en la cancha, incluyendo a los señores Pablo, Luis y Alejandro Amor”.

 

A inicios de 1900, The Two Republics informaba que Chihuahua, Oaxaca y Veracruz ya contaban con equipos de cricket. Con el crecimiento de este deporte, en marzo de ese año la Copa Desafío se convirtió en una liga con los equipos RAC y MCC, además del Pachuca Athletic Club y el Puebla y District Cricket Club. The Mexican Herald lo anunció con entusiasmo en marzo de ese año: “Cada club tiene que jugar dos partidos, uno en casa y otro fuera, con los demás. Los resultados se contarán por puntos de acuerdo con el campeonato inglés y el equipo que obtenga la mayor cantidad de puntos al final de la temporada tiene derecho a mantener la copa del campeonato hasta la próxima temporada”.

 

Los partidos en la liga fueron grandes ocasiones sociales. El Pachuca Athletic Club y el MCC se enfrentaron en junio de 1900 en Hidalgo, en un juego al que asistieron visitantes con pícnics de Ciudad de México y los pueblos mineros de Real del Monte, El Chico y Velasco. El juego tuvo lugar en una hacienda cerca de Pachuca. Lo primero que vieron los que llegaron fue la bandera británica sobre una marquesina, debajo de la cual se instaló el vestuario y un espacio para alojar a los jugadores. Había otra tienda para las damas y cuatro más para bebidas y fiestas privadas. Durante todo el día, una banda de música mostró su apoyo a las tropas británicas que luchaban contra los bóeres en Sudáfrica y tocó las canciones Inglaterra valiente, Caída de Pretoria, Alivio de Ladysmith, Alivio de Mafeking y Dios salve a la reina.

 

El RAC ganó la liga inaugural. Claude Butlin era su talismán y terminó la temporada como el mejor bateador y lanzador: anotó 240 carreras y tomó un total de 56 portillos (wickets). También concluyó las ligas de los siguientes tres años como el mejor jugador. Su mejor momento en la cancha fue en febrero de 1903, cuando aporreó 175 sin eliminar con el bate, para un total de 304-9 contra el Puebla y District Cricket Club. Butlin es el gigante del cricket mexicano y un titán del deporte, digno de mencionar junto a los tres íconos de su tiempo: el británico W. G. Grace, el australiano Victor Trumper y el hindú Jam Saheb Shri Sir Ranjitsinhji.

 

El cricket se extiende

 

Los británicos asentados a lo largo de México seguían los acontecimientos de la liga de cricket. The Mexican Herald recibió cartas de Saltillo, Coahuila, a fines de 1900, en las que los vecinos británicos expresaban su intención de entrar al campeonato. Sin embargo, enfrentaban algunas dificultades para crear su equipo y asegurar un terreno donde jugar. Fue hasta 1907 que Saltillo contó con un club e incluso tuvo su propia temporada local, que según The Mexican Herald, en marzo de ese año “se inauguró con un partido en el que los equipos elegidos por el capitán y el vicecapitán eran los equipos que competían”.

 

La agrupación del vicecapitán marcó 120 carreras para vencer al del capitán por 62. Tan felices estuvieron los jugadores que enviaron un desafío al RAC. En otra parte del estado, los trabajadores ferroviarios británicos de Ciudad Porfirio Díaz (hoy Piedras Negras) viajaron a la Sierra Hermosa de Santa Rosa (parte del actual Melchor Múzquiz) en julio de 1892 para jugar contra Santa Rosa Athletic Club. El partido se llevó a cabo en el rancho de David McKellar, presidente de este último. Los británicos y australianos de los ranchos locales integraban su equipo y vencieron a los hombres de Ciudad Porfirio Díaz por 65 carreras. Sin embargo, la tragedia llegó unas semanas más tarde, cuando McKellar fue asesinado por un ranchero mexicano tras una larga disputa sobre el acceso a la tierra.

 

Mientras tanto en Nuevo León, The Mexican Herald señaló en 1907 que la colonia británica en Monterrey “ha puesto en marcha un plan para organizar un club de cricket en la ciudad. Se está tomando mucho interés en el asunto y se espera que el esfuerzo sea exitoso”. Se pidió a las partes interesadas que dejaran sus nombres al cónsul británico en Monterrey, “quien está interesando activamente en impulsar la iniciativa”.

 

Río Blanco y Orizaba, en Veracruz, también tenían equipos de cricket. Los empleados de la Mexican Railway Company Limited, la empresa británica que operó el tren entre Ciudad de México y el puerto de Veracruz, crearon el Mexican Railway Cricket Club (MRCC) en Orizaba en agosto de 1900. El mismo mes, el molino de yute de Santa Gertrudis derrotó a la fábrica de algodón de Río Blanco en un partido. Semanas después, el MRCC aplastó al mismo equipo por una entrada y 34 carreras. El día de las fiestas patrias, 16 de septiembre, Río Blanco fue a Orizaba para enfrentarlo e inaugurar un nuevo equipo de cricket en el pueblo. Los visitantes ganaron el encuentro por tres carreras. Al término, los equipos se reunieron para una cena, discursos y canciones. Los asistentes la pasaron bien antes de que la “noche terminara dejando recuerdos muy agradables de la reunión inaugural del nuevo club de cricket”. Se llamaba Orizaba Cricket Club y se incorporó a la liga próxima. Río Blanco, Santa Gertrudis y el MRCC unieron fuerzas para proveer a sus jugadores, aunque todavía competían como equipos separados.

 

El auge

 

La liga alcanzó su apogeo en 1901 con cinco equipos provenientes de Ciudad de México, Hidalgo, Puebla y Veracruz. El RAC generalmente dominaba a los otros porque tenía a los mejores jugadores debido a su amplio poder social y financiero. Tal era la cantidad de jugadores en sus filas que contaba con dos equipos. Ganó todo, a excepción de las ligas de 1902 y 1903, obtenidas por el MCC, y la de 1908, que se la llevó el Pachuca Athletic Club.

 

Finalmente, el campeonato se extinguió en 1909. Al término de la temporada de 1902, ganada por el MCC, un jugador expresó a The Mexican Herald: “El hombre más feliz esta noche es Luis Amor y realmente él merece el placer que la victoria le ha otorgado. Ningún hombre en este país ha trabajado más duro para el cricket que Luis. El Mexico Cricket Club es quizás para él, lo más querido del mundo. Estoy seguro de que se despierta por la mañana pensando en el bienestar del club y trabaja por él a cada hora del día y sus sueños más dulces son de su éxito”.

 

Luis Amor se esforzó mucho por el MCC. Gestionó “asuntos como capitán, de tal manera que indujo la gran afluencia de socios” en 1900. Donó una tienda para marcar las puntaciones durante los partidos, regaló bates y pelotas para los mejores bateadores y lanzadores de su equipo. Sin embargo, Luis y sus hermanos desaparecieron del cricket para siempre cuando el MCC se incorporó al San Pedro Golf Club en 1904 y dejó de existir. A la postre, el MCC renació como el Mexico City Cricket Club en 1962, con Brian Gay, William Cooper, John Comey y David Nowell-Withers. Hoy sigue vigente y la rivalidad con el RAC también continúa.

 

Sobreviviente de la Revolución

 

Para impulsar la competencia después de la defunción de la liga, el RAC, el British Club y el Pearson and Son crearon un campeonato de cricket en Ciudad de México en 1911. El RAC lo ganó en abril por vencer a Pearson and Son por 51 carreras. Poco después, el presidente Porfirio Díaz cayó para poner fin a su mandato de más de treinta años.

 

Durante la Revolución ocurrió un éxodo de británicos de México. El cricket habría muerto si no hubiera sido por el RAC, que mantuvo el deporte vivo en esos años de lucha, balas y derramamiento de sangre en que se sumió al país. Ese club ofreció bates, pelotas y libros de cricket para fomentar esta disciplina; prestó material y su cancha a otros conjuntos para que pudieran jugar y proporcionó a sus propios jugadores otros equipos para que hubiera partidos. En febrero de 1914, por ejemplo, organizó encuentros internos entre los Conejos y los Guajolotes, además de abrir sus puertas a todos los que quisieran jugar. The Mexican Herald lo llamó “el pilar del cricket en México” en esos años de oscuridad.

 

De ese modo, el cricket sobrevivió a la Revolución y hoy es un deporte que cuenta con practicantes de nivel amateur y profesional, además de más de un millón de seguidores.

 

 

El artículo "El popular cricket" del autor Craig White se publicó completo en la página web como un regalo a nuestros lectores. Si desea adquirir la versión impresa de Relatos e Historias en México número 121, la puede adquirir aquí.