• 19-sep-2021.

José María Morelos y Pavón

  • La ruina del generalísimo Morelos

    La ruina del generalísimo Morelos

    La batalla por el control de Valladolid que perdió en diciembre de 1813

    Joaquín E. Espinosa Aguirre

    Nombrado generalísimo por el Congreso de Anáhuac, Morelos se obsesionó con la idea de posesionarse de su natal Valladolid, la cual intentó conquistar durante su quinta campaña en la Guerra de Independencia en Nueva España. A pesar de contar con sus dos militares de mayor confianza, Matamoros y Galeana, las fuerzas del ejército virreinal, al mando de Ciriaco de Llano, acompañado de su segundo, Agustín de Iturbide, vedaron la tentativa, derrotaron al insurgente en las afueras de la ciudad, en Lomas de Santa María, y le infringieron un daño casi irreparable del que jamás pudo recuperarse.

  • El 20 de mayo de 1812 surge "El Ilustrador Americano"

    El 20 de mayo de 1812 surge "El Ilustrador Americano"

    En la memoria

    Gerardo Díaz

    Su primer número fue editado el 20 de mayo de 1812 y tuvo la misión de difundir los manifiestos que intentarían cambiar la historia novohispana. Además, comunicó las noticias de guerra y motivó a los insurgentes para seguir luchando o unirse a la causa. No estaba redactado con frenesí, sino con inteligencia.

  • Peripecias de Mariano Tabares, un mulato conspirador

    Peripecias de Mariano Tabares, un mulato conspirador

    1787-1811

    Jesús Hernández Jaimes

    Mariano Tabares se incorporó a las fuerzas de Morelos, aunque ocasionó conflictos y rompimiento incluso entre los oficiales de más alta jerarquía de su Estado Mayor. La familia Galeana, una de las más leales a Morelos en la región, fue fracturada por la presencia de Tabares. Incluso amenazaron con recluirse si el mulato continuaba entrometiéndose en la toma de decisiones.

  • Intriga y fandango en La Quebrada de Acapulco

    Intriga y fandango en La Quebrada de Acapulco

    Jesús Hernández Jaimes

    Morelos fue encomendado por Hidalgo para organizar el movimiento libertario en la costa del Pacífico. Los curas insurgentes sabían que tomar el importante puerto de Acapulco y su región constituiría un fuerte golpe al virreinato. Muchos hombres de Acapulco se unieron a los insurgentes, aunque surgieron evidentes desequilibrios entre los mandos regionales y el mismo Morelos.