• domingo, 24 de marzo de 2019.

La sidra mexicana, invitada de honor en las fiestas decembrinas

 

La sidra que se comercializa anualmente lleva un año de fermentación; es decir, la sidra que tomaremos para el fin de año de este 2018 se realizó con la cosecha de la fruta del 2016.

 

 

La sidra tiene una historia larga. Se sabe de ella desde el siglo XIII, y varios investigadores sostienen que hebreos, egipcios y griegos conocían la sidra, pero fueron los árabes quienes desarrollaron avanzados sistemas agrarios, cultivaron toda clase de manzanas y lograron que los procesos de producción de sidra fueran cada vez más eficientes.

 

Al paso del tiempo fueron los españoles, en la región Asturiana, quienes dieron su toque obsequiándonos una sidra más ácida y burbujeante. Actualmente, en México, tenemos importantes productores de sidra, sobre todo en las ciudades de Huejotzingo y la célebre Zacatlán de las Manzanas, así como en el municipio de Esperanza, esta sidra es más dulce y se consume sobre todo en los brindis de Navidad y Año Nuevo.