• 27-sep-2021.

La derrota de Napoleón en Waterloo y su afición por los caballos

Ricardo Lugo Viñas

Son las once de la mañana del 18 de junio de 1815. Napoleón Bonaparte cabalga en su famoso Marengo –un esbelto, gallardo y vivaz caballo blanco de estirpe árabe– frente a sus tropas antes del inicio de la batalla.

 

No es el mejor de los centauros, pero eso importa poco. Es un líder preclaro, con veinte años de glorias militares a cuestas, que ha salido de su encierro en la isla Elba para reclamar lo que considera suyo. Pasa revista. Los coraceros y dragones de la caballería estrechan sus sables con el general en jefe, a manera de saludo. Más atrás, los regimientos lanzan toda clase de vítores y alegrías. Un apabullante y unísono grito resuena: “Vive L’Empereur!”.

Esta batalla será la última de la Grande Armée y llegará a ser considerada “el modelo de una auténtica tragedia”. Ha llovido a lo largo de tres días. Las colinas y los prados de Waterloo (actualmente en Bélgica) son una pesada y complicada alfombra de barro. Hombres y caballos avanzan sobre estos terrenos, cargando sobre sus suelas y sus cascos gruesas y pesadas plastas de lodo. En el otro frente, el duque de Wellington y sus tropas acechan a Napoleón. Un capítulo importante de la historia de Europa sería escrito esa tarde.

Hay bajas de un lado y del otro, y ambos generales saben que la victoria depende de quién sea el primero en recibir refuerzos. Wellington aguarda el arribo y ayuda del anciano mariscal Blücher, que para entonces cuenta con 73 años y viene en camino liderando al ejército prusiano. Napoleón, por su parte, ha enviado un considerable destacamento al mando del mariscal Grouchy, para acosar a Blücher y evitar que se una al escuadrón del duque.

La batalla de Waterloo ha sido narrada incontables veces, desde muchos ángulos, y ya sabemos lo que sucederá. El mariscal Grouchy no solo no hallará la pista del ejército de Blücher, sino que tampoco acudirá a la ayuda de las lastimadas tropas del emperador, que se encuentran a muy corta distancia, pues es incapaz de tomar una decisión personal y modificar la primaria y elemental instrucción que le dio Napoleón. Así, aquella misma noche la legendaria y epopéyica armada napoleónica caerá para siempre, presa del miedo, el terror, el infortunio y la muerte producida por las huestes prusianas e inglesas.

Ante la andanada y la inminente derrota, Napoleón se apea del caballo para poder huir subrepticiamente, con ayuda de la oscuridad y el silencio de la noche. Ya no es emperador ni comandante en jefe de ningún ejército. Los aliados se apoderan de su pequeño tesoro, del carruaje y de algunos caballos, entre ellos del insigne Marengo. Aquel corcel invencible –herido ocho veces en campaña, héroe de la llamada batalla de Marengo (en la actual región de Piamonte, Italia), a la que debía su nombre– ahora es un prisionero de guerra.

Fue vendido y pasó por la custodia de varios generales ingleses. Murió en 1831 y su esqueleto se encuentra en el Museo del Ejército Británico. Napoleón tuvo a lo largo de su vida alrededor de 130 caballos para su uso personal, varios de ellos blancos. Se dice que sus consentidos, además de Marengo, fueron Austerlitz, Vizir y Friedland. En Francia y el mundo existen muchas esculturas del emperador, aunque sobresalen aquellas que lo representan sin caballo, quizá como el símbolo de un soberano caído.

 

Si desea leer el artículo completo, adquiera nuestra edición #150 impresa o digital:

José Yves Limantour. Versión impresa.

José Yves Limantour. Versión digital.

 

Title Printed: 

¡Viva el emperador!