• 25-ago-2019.

RHM 68

  • El mito de José Guadalupe Posada

    El mito de José Guadalupe Posada

    Artista después de muerto
    Agustín Sánchez González

    El día de su fallecimiento pasa desapercibido para todos. Su nombre desaparece por completo de los diarios; no así sus trabajos.

  • La "Carta Política"

    La "Carta Política"

    En el atlas de García Cubas, 1885
    Luis Arturo Salmerón

    Consiste en un mapa de la República Mexicana con la división política por estados y territorios, con las principales ciudades del país señaladas.

  • El asombroso caso de los espías japoneses

    El asombroso caso de los espías japoneses

    La conspiración que se descubrió en Navojoa
    Manuel Hernández Salomón

    Alguien estaba utilizando las frecuencias y horarios reservados para uso exclusivo del gobierno mexicano de acuerdo con las normas de comunicación establecidas internacionalmente.

  • Primera batalla de Celaya

    Primera batalla de Celaya

    7 de abril de 1915
    Luis Arturo Salmerón

    Durante año y medio, los ejércitos que mandaban Villa y Obregón lucharon contra el enemigo común, pero tras la caída del gobierno de Huerta, en agosto de 1914, los revolucionarios vencedores se dividieron en dos grandes bandos.

  • El invencible Conde Koma

    El invencible Conde Koma

    El maestro judoka exhibió su arte en México a principios del siglo XX
    Gerardo Díaz Flores

    El Conde Koma transformaba radicalmente su postura y con ágiles movimientos lanzaba a sus oponentes por el aire o les hacía pedir clemencia mediante llaves bien aplicadas.

  • 68. Las calaveras de Posada

    68. Las calaveras de Posada

    Relatos e Historias en México, núm. 68, abril de 2014

    La fama de José Guadalupe Posada radica en sus calaveras, difundidas en todo el país y en el mundo como un símbolo de la cultura mexicana. Aunque el legado de don Lupe va más allá, la llamada Catrina es su creación más conocida y a ello contribuyeron artistas como Diego Rivera y Leopoldo Méndez, cuyas obras e influencia cimentaron un mito que sigue vivo a más de cien años de que el grabador fuera echado a la fosa común del panteón de Dolores, como cualquier desconocido.