• 5-dic-2019.

Viajar tan lejos

Yaquis en la guerra del Rif. Marruecos, 1921
Ignacio Lagarda

En 1968 en el periódico Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, apareció publicado un artículo titulado “Remembranzas de África: cómo pelearon los yaquis en el Sahara”, firmado por el mayor Jesús San Juan, un militar que durante la Guerra del Yaqui había combatido a esos indígenas bajo las órdenes del general Luis Medina Barrón. En el texto da cuenta de las hazañas realizadas por dos yaquis que reclutó junto con otros seis en Nueva Orleans, Luisiana, para la Legión Extranjera Española, y fueron llevados a Marruecos a luchar en la Guerra del Rif, en 1921.

Todos eran veteranos de la Revolución Mexicana. Entre ellos estaban Jesús Bacasegua y Santiago Buitimea, quienes, después de pelear en la Revolución al lado de Francisco Villa y ser derrotados en las batallas del Bajío en 1915, regresaron a su pueblo, El Añil (entre Vícam y Pótam), y por la difícil situación económica de su comunidad, en 1916 viajaron con sus familias a la comunidad Pascua, cerca de Tucson, desde donde se dirigieron a Nueva Orleans en busca de trabajo.

En 1921, al ir caminando por las calles de aquella ciudad norteamericana vieron unos grandes carteles con propaganda del Tercio Español. Lo que Bacasegua y Buitimea buscaban era lo que la Legión Extranjera Española ofrecía, y así fue como hicieron contacto con el mayor San Juan, quien al ver sus antecedentes militares los reclutó de inmediato.

Una vez en África, Bacasegua y Buitimea fueron escogidos para formar parte de la 16ª Compañía Cuarta Bandera, recién creada. Los legionarios de Nueva Orleans fueron asignados para ocupar el vado de Cudiasarriet, defendido por trescientos rifeños. Los mexicanos salieron con su unidad rumbo a Tetuán para librar su primera batalla. Bacasegua fue nombrado comandante de la fracción de la punta de vanguardia de la compañía de legionarios de Nueva Orleans, pues el mayor San Juan dio fe de que había sido sargento de la División del Norte del general Francisco Villa.

Tanto Bacasegua como su compadre Buitimea siguieron en la legión de 1922 a 1925, hasta cumplir con su contrato. Participaron en las campañas de Ambar, Tizzi-Azza, Tifaruin, Sidi Mesaud, Afrau, Cobba-Darsa, Gorgues, Aforit, Kudia-Tahar y Monte Malmusi, así como en la retirada de Xauen a Tetuán y en el desembarco en la bahía de Alhucemas que puso fin a la Guerra del Rif. Entonces dejaron África y partieron para Algeciras, según dijeron, con la intención de llegar a algún puerto del norte de España y embarcarse rumbo a México.

A principios de 1923, los oficiales mexicanos que lucharon en África del Norte desembarcaron de regreso en Veracruz. No así los soldados yaquis, quienes jamás fueron repatriados y cuya suerte se ignora; posiblemente se asimilaron a la población mora de Marruecos, se casaron y tuvieron hijos.

 

Esta publicación es un fragmento del artículo “Viajar tan lejos” del autor Ignacio Lagarda y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 49.

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS África, en la barra inferior.