• 23-sep-2019.

El PRI pierde la presidencia por primera vez en su historia

2 de julio de 2000
Luis Arturo Salmerón

Después de una jornada electoral calificada de “ejemplar” por el entonces presidente Ernesto Zedillo, el candidato de la Alianza por el Cambio (PAN-PVEM), Vicente Fox, derrotó con el 42.52% de los votos al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Labastida, quien obtuvo 36.11%. Así, por primera vez desde su fundación como PNR en 1929, el partido en el poder perdía unas elecciones presidenciales. Doce comicios, catorce presidentes y más de setenta años transcurrieron antes de que su poderosa maquinaria política fuera derrotada en las urnas.

El Partido Nacional Revolucionario (PNR) fue fundado el 4 de marzo de 1929 en Querétaro, después de cuatro días de trabajo de la Convención Constitutiva. Al nacer fue proclamado como el partido de los revolucionarios y el instrumento fundamental para la transición de la política personalista –hecha por caudillos y caciques– a la institucional. Desde entonces dominó la escena nacional, aunque en sus primeros años el control lo tuvo Plutarco Elías Calles, principal caudillo revolucionario.

En 1938 el presidente Lázaro Cárdenas reorganizó el organismo y le cambió el nombre a Partido de la Revolución Mexicana (PRM). También eliminó la estructura basada en partidos regionales y estatales, sustituyéndola por una dividida en sectores nacionales: obrero, campesino, popular y militar, aunque en los hechos relegó a este último, con lo que dio el golpe definitivo a los caudillos emanados de la Revolución. El partido con las siglas PRM sólo participó en las elecciones presidenciales de 1940, de las que salió electo Manuel Ávila Camacho, el último militar que ha ocupado la presidencia de la República.

El 18 de enero de 1945 Ávila Camacho y el recién nombrado candidato a la presidencia, Miguel Alemán Valdés, impulsaron una nueva reforma al organismo, llamado a partir de entonces Partido Revolucionario Institucional. Estos cambios lo consolidarían como un auténtico partido de Estado que, aunque hegemónico, no fue de tendencia totalitaria, como los nazis, los fascistas y los comunistas, pues en el discurso se encontraba incómodo con esa situación y manejaba como uno de sus ideales alcanzar una sociedad plural y democrática.

Pese a esto, el naciente PRI gobernó en las 32 entidades federativas desde entonces y hasta 1989, cuando perdió las elecciones en el estado de Baja California. Asimismo, la presidencia se le escaparía de las manos el 2 de julio de 2000.

 

“El PRI pierde la presidencia por primera vez en su historia” del autor Luis Arturo Salmerón y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 95.