• miércoles, 22 de mayo de 2019.

El antiguo reino de Nueva España

En el atlas de García Cubas
Por: Luis Arturo Salmerón

La lámina XI del Atlas pintoresco e histórico de los Estados Unidos Mexicanos (1885), de Antonio García Cubas, llamada “Reyno de la Nueva España a principios del siglo XIX”, contiene un mapa del territorio y su división política. Según el gran cartógrafo, Nueva España comprendía “todo el territorio que hoy forma la República Mexicana y el cedido a los Estados Unidos en virtud de los tratados de Guadalupe y la Mesilla, alcanzando sus límites con los Estados Unidos a los ríos Rojo y Arkansas, separando a Nuevo México y Provincia de Tejas de la Luisiana, mucho más extensa hoy. Por el S. los territorios de Oaxaca, Veracruz Tabasco y Yucatán confinaban con el reino de Guatemala o Quauhtemallan de los antiguos”.

En la lectura de apoyo para el atlas, el Cuadro geográfico, el capítulo correspondiente a esta carta se titula “Dominación española” y comienza con una breve reseña de las “naciones” conquistadas, poniendo en primer lugar lo que García Cubas llama las “tres coronas”: México, Aculhuacan o Texcoco y Tlacopan. En segundo lugar, muchas “repúblicas”, siendo de las principales Tlaxcala, Cholollan y Huexotzingo. Y en tercer lugar, algunos reinos poderosos como Michoacán, Tonallan, Xalisco, Mixtecapan, Zapotecapan, Tecuantepec y Mayapan.

Sigue a la lista un breve recuento de la forma de gobierno en el territorio conquistado: “El país estuvo administrado primero por gobernadores y Audiencias, pero fueron tales los actos de despotismo, tales las rivalidades, desmanes e intrigas de los españoles, en la época tormentosa de la primera Audiencia presidida por Nuño de Guzmán, que la Corte de España resolvió, no obstante el justificado proceder de la segunda, constituir la Nueva España en virreinato”. A continuación, García Cubas hace una sucinta reseña de quienes considera los más notables de entre los más de 60 virreyes que gobernaron la colonia. El criterio para seleccionarlos se basa en las disposiciones administrativas exitosas y las mejoras materiales durante su gestión.

Pero lo que resulta más interesante de la lectura paralela de ambos textos es la división política de Nueva España y sus respectivos cambios durante los 300 años que estuvo bajo la dominación española. La primera división consideraba tres reinos, una colonia y seis provincias: los reinos de México, Nueva Galicia (aproximadamente lo que hoy es Jalisco) y Nuevo León; la colonia Nuevo Santander (Tamaulipas); las provincias de Texas o Nuevas Filipinas, Coahuila, Nueva Vizcaya (Durango), Sonora y Sinaloa, Nuevo México, así como las dos Californias. Para 1776 el virrey José de Gálvez dividió el virreinato en 12 intendencias y tres provincias.

Para finales del siglo XVIII y principios del XIX, periodo al que corresponde el trazado del mapa de la lámina XI, la división política establecía además las Provincias Internas, dependientes unas del virreinato y otras de un comandante que residía en Chihuahua. La Nueva España comprendía entonces los reinos de México, Michoacán y Nueva Galicia, y estaba dividida en las siguientes entidades políticas: intendencias de México, Puebla, Veracruz, Oaxaca, Mérida o Yucatán, Valladolid, Guadalajara, Zacatecas, Guanajuato, San Luis Potosí, la Antigua California y la Nueva California. Las Provincias Internas se dividían en orientales y occidentales. Las orientales eran las provincias del Nuevo Santander, Texas, Coahuila y Nuevo Reino de León. Las occidentales comprendían las intendencias de Sonora, Nueva Vizcaya y Nuevo México.

Gráficamente, la lámina XI nos muestra, en el centro, un mapa de la Nueva España, según la división política de principios del siglo XIX, la misma que “alcanzó el barón de Humboldt al efectuar su viaje a la Nueva España”. En la parte superior y en ambos costados se puede apreciar un gran número de pequeños retratos de los virreyes que gobernaron la colonia, los reyes de España durante los siglos de dominación, algunos de los conquistadores y los primeros franciscanos que desembarcaron en las costas del territorio; todos realizados por el gran litógrafo Santiago Hernández.

En la parte inferior del mapa hay una vista de la Plaza Mayor de México –inspirada en un grabado de Rafael Ximeno y Planes de 1797–, así como los escudos de armas de la casas de Borbón y de Austria, que gobernaron España durante el periodo novohispano.

 

Esta publicación es un fragmento del artículo “El antiguo reino de Nueva España” de la autora Luis Arturo Salmerón y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 70.

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS Atlas pintoresco e histórico, en la barra inferior.