• 23-sep-2019.

Crónicas del magisterio

Enrique Conrado Rébsamen
Jaime Bali Wuest

 

Un enamorado de México 

 

Enrique Rébsamen se enamoró de México a través de una lectura en la que apareció la figura mítica de Quetzalcóatl en un libro del mismo nombre que le hizo llegar un austriaco que había peleado al lado de los mexicanos durante la intervención francesa. Aunque se antoja increíble, esta señal cambió el rumbo en su vida y decidió venir a México en busca de nuevos horizontes. Nacido en la aldea suiza de Kreuzlingen el 8 de febrero de 1857, Rébsamen tuvo suficientes arrestos para graduarse como maestro en Zurich y cursar estudios en Baviera, Inglaterra y Francia.

 

Con estas cartas credenciales se embarca para México, en la época en que el presidente Díaz veía con agrado la presencia europea en nuestro país, como contrapeso a la relación con los Estados Unidos. Llegó a México a la edad de 26 años, portando una carta para Ignacio Manuel Altamirano, uno de los intelectuales más lúcidos de nuestro país en ese tiempo.

 

El educador

 

Rébsamen era en esencia un reformador, se inclinaba por una enseñanza que acabara con la antigua concepción de: un libro, un educador, un alumno, y se planteara preguntas y respuestas, para confrontar las ideas con otras y con la realidad. Esa batalla se perdió muchos años después cuando se impuso nuevamente el libro de texto.

 

A través del periódico México Intelectual, editado por la Escuela Normal de Jalapa, difunde y defiende sus ideas en el campo de la enseñanza. En sus trabajos puede apreciarse su afición por las ciencias naturales; la aplicación del método Rébsamen en escritura y lectura, su dedicación a la formación de maestros y su pasión por la enseñanza de la historia, sobre todo la relacionada con la gesta de la Independencia. Es notable su entrega al país que muy pronto lo adoptó como uno de los suyos. Destaca su polémica con el maestro Justo Sierra en relación con el estudio de la Historia de México en las escuelas primarias al término del siglo XIX. Rébsamen sostenía que había de darse a la historia de la Independencia un lugar destacado ya que fue en ese escenario donde se gestó la idea de la nueva nación, dejando en segundo plano la historia de los pueblos subyugados por el dominio español.

 

El maestro Enrique Rébsamen falleció en la Ciudad de México a la edad de 47 años.

 

 

Esta publicación es un fragmento del artículo “Crónicas del magisterio” del autor Jaime Bali Wuest y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 15.

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS Maestros, en la barra inferior.