Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • miércoles, 26 de abril de 2017.

Historia de la vida cotidiana

  • Soberanía popular e historia de la Ciudad de México

    Soberanía popular e historia de la Ciudad de México

    Por: Guadalupe Lozada León

    En 1824 nace el pacto federal que funda la República Mexicana sobre la soberanía de cada estado, excepto en el Distrito Federal. Así, la ciudad de México quedó bajo tutela presidencial y sus habitantes sin derechos políticos desde el gobierno de Guadalupe Victoria. Con cada cambio de régimen se impusieron modificaciones al DF, pero siempre eludiendo los derechos democráticos que impulsaban las distintas oposiciones. Fue hasta 1996 que se tomó el camino de la reformas negadas durante casi doscientos años. 

  • ¡Prohibido volar papalotes!

    ¡Prohibido volar papalotes!

    Cuando la vida pendía de un hilo
    Por: Enrique Tovar Esquivel

    Al asumir el cargo de virrey de la Nueva España el 20 de septiembre de 1816, el teniente general Juan Ruiz de Apodaca tomó posesión de un territorio que se encontraba en plena guerra intestina con miles de muertos a su paso. Era natural que la población de la ciudad de México fijara su atención en él y esperara expectante sus primeras disposiciones. En los iniciales días, no se observó otra cosa que la aplicación de algunas medidas económicas y visitas a los cuarteles, hasta que el 5 de noviembre apareció impreso su primer bando: ¡una prohibición para volar papalotes en la ciudad!

  • ¿Cuál era la moda de las joyas en la Nueva España?

    ¿Cuál era la moda de las joyas en la Nueva España?

    ¿En dónde se obtenían las codiciadas perlas, quiénes las usaban y cómo lo hacían?
    Por: Monserrat Ugalde Bravo

    La inmensa ondulante, blanca, perfumada, luminosa playa del Paraíso era un vasto cofre de arenas cuajadas con la maravillosa pedrería de las perlas: negras como azabache, leonadas, muy amarillas y resplandecientes como oro; cuajadasy espesas, casi azules, azogadas, otras tirando sobre color verde, otras declinando hacia diversos tonos de palidez, otras aumentando hacia incendiados matices, inmensas perlas de unión, margaritas menores, menudos aljófares; los brillos de todos los espejos del mundo. (Carlos Fuentes, Terra Nostra)

  • ¿Quiénes fueron las cuatro mujeres más hermosas en la Nueva España del siglo XIX?

    ¿Quiénes fueron las cuatro mujeres más hermosas en la Nueva España del siglo XIX?

    La singular belleza de la “Güera Rodríguez” y sus tres hijas
    Por: Texto de Manuel Romero de Terreros, marqués de San Francisco, 1880-1968

    Reinaba en las Españas el católico monarca don Carlos III, y gobernaba en México el célebre Virrey Bucareli, cuando el 20 de noviembre de 1778, nació en esta muy noble y leal ciudad una niña que, andando el tiempo, había de ocupar prominente lugar en la sociedad de la colonia. Era hija de don Antonio Rodríguez de Velasco y Jiménez, del consejo de su Majestad, Regidor perpetuo de la Ciudad de México; y de doña María Ignacia Ossorio Barba y Bello Pereyra, ambos de antiguas y nobles familias. Desde su infancia fue de la más peregrina hermosura, llamando tanto la atención por la profusión de sus cabellos rubios, que pronto fue conocida en toda la capital del Virreinato por la “Güera Rodríguez”.

  • ¿Ciudad de México o Distrito Federal?

    ¿Ciudad de México o Distrito Federal?

    La primera Constitución de la capital del país
    Por: Guadalupe Lozada León

    La antigua Casona de Xicoténcatl, en la esquina con Donceles y a un costado del Museo Nacional Arte, albergó a la Asamblea constituyente que dio origen a la primera Constitución de la Ciudad de México.

  • ¿Qué avenidas importantes de la Ciudad de México eran caudalosos ríos de agua cristalina?

    ¿Qué avenidas importantes de la Ciudad de México eran caudalosos ríos de agua cristalina?

    La inundación de asfalto, crónica de un desastre ecológico en la capital
    Por: Pablo Dueñas

    Hace casi quinientos años comenzó en la ciudad de México una lucha a muerte contra sus ríos; poco a poco fueron eliminados del paisaje hasta que logramos sepultarlos bajo el asfalto. Al leer esta historia, no sin nostalgia, nos interrogamos si dejaremos de verlos como adversarios  y si podremos regresarlos a sus cauces originales.

  • Pages