Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • lunes, 25 de junio de 2018.

El gran escritor Alfonso Reyes

Por: Luis Salmerón

 

Reyes fue considerado en su época como el principal animador de la investigación literaria en México. Con el tiempo, se consolidó como uno de los mejores críticos, ensayistas y prosistas en lengua española del siglo XX.

 

 

El 17 de mayo de 1889 nació en la ciudad de Monterrey Alfonso Reyes Ochoa, mexicano universal que iluminó con la luz de su inteligencia más de cuatro décadas de nuestra vida nacional.

 

El padre y primer maestro de Alfonso fue el general Bernardo Reyes, el ilustrado y poderoso procónsul porfiriano del noreste de México que sigue siendo recordado en la capital nuevoleonesa como un excelente gobernante y gran impulsor del desarrollo industrial local, aunque se reprueban su mano dura y autoritarismo. Un hecho que marcó decididamente la vida de Alfonso fue cuando después de levantarse en armas contra el presidente Francisco I. Madero, su padre cayó muerto el 19 de febrero de 1913 sobre la plancha del Zócalo, en el hecho que inició la Decena Trágica.

 

Alfonso estudió derecho en Ciudad de México y junto con sus amigos mayores Pedro Henríquez Hureña, José Vasconcelos y Antonio Caso, fundó en 1909 el Ateneo de la Juventud, una sociedad que renovó los estudios humanísticos, artísticos y filosóficos en México. A ella pertenecieron jóvenes que, como Alfonso Reyes, estarían llamados a inyectarle nuevos bríos a la vida cultural de nuestro país. En esos primeros años escribió algunas de sus mejores páginas, como el cuento La cena o la magnífica Visión del Anáhuac, redactada durante su exilio en España, ocurrido de 1914 a 1924.

 

En 1920, con los vientos revolucionarios más calmados, la fama de Reyes en Europa llega a México y el Estado lo incorpora al servicio diplomático, donde inició una larga carrera que lo lleva a trabajar en distintos países, permitiéndole ampliar su ya vasto horizonte cultural y hacerse amigo de hombres como José Ortega y Gasset, Marcel Proust y Jorge Luis Borges, cuyas obras difundió en México.

 

En 1939, de regreso en México, inició la construcción de una gran casa-biblioteca que se convirtió en el centro de reunión de los intelectuales mexicanos y donde algunos jóvenes escritores, como Octavio Paz y Carlos Fuentes, recibieron el apoyo y el estímulo necesarios en los albores de su carrera. Ese edificio se bautizó después de su muerte como La Capilla Alfonsina. Al mismo tiempo, presidió la Casa de España en México, transformada luego en El Colegio de México, institución que, gracias a una noble iniciativa y a la infatigable labor de Daniel Cosío Villegas, se convirtió en el refugio de los intelectuales españoles expulsados de su país por la guerra civil, y que se convirtió en un importantísimo foco cultural.

 

Don Alfonso nunca dejó de escribir obras notables que hacen de él una de las cumbres de las letras mexicanas. El día de su muerte, en 1959, el presidente de la República declaró luto nacional. Sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres.

 

 

La breve “Nace el gran escritor Alfonso Reyes” del autor Luis Salmerón se publicó en Relatos e Historias en México número 117. Cómprala aquí.