• 8-abr-2020.

Cuauhtémoc

Símbolo de Resistencia
Jaime Bali Wuest

El 28 de febrero de 1525, cuatro años después de la caída de Tenochtitlan, Cortés ordenó la ejecución de Cuauhtémoc cuando se encontraba en ruta hacia las Hibueras (hoy Honduras). Durante su cautiverio el último emperador mexica fue sometido a innumerables humillaciones desde que fue detenido a bordo de una embarcación el 13 de agosto de 1521.

El que fuera hijo del emperador Ahuízotl tuvo la osadía de desafiar los designios de su tío Moctezuma, y al saber que éste había sido detenido, emprendió feroz combate que replegó a los españoles y no les dejó otra opción que huir en dirección a Tacuba, en una batalla que Cortés recordaría como la de "la noche triste".

La guerra apenas comenzaba, con gran habilidad y con el auxilio de traductores, Cortés tejió una serie de alianzas con jefes y príncipes de los pueblos sojuzgados por los mexicas. Poco después, al frente de un numeroso ejército, le puso sitio a la ciudad de Tenochtitlan. El asedio se extendió a lo largo de 75 días, Cuauhtémoc y sus valerosos guerreros resistieron en medio de una batalla desigual en la que los hombres de Cortés se impusieron gracias a la ayuda de numerosos aliados y a la superioridad de sus armas de guerra.

 

Esta publicación es un fragmento del artículo "Cuauhtémoc" de Jaime Bali Wuest y se publicó íntegramente en la edición de Relatos e Historias en México, núm. 1

 

Si deseas consultar otras entradas asociadas a este tema semanal, haz clic en la etiqueta TS Cuauhtémoc, en la barra inferior.