• lunes, 29 de mayo de 2017.

Virreinato

  • Joyas arquitectónicas en la Mixteca de Oaxaca

    Joyas arquitectónicas en la Mixteca de Oaxaca

    Conjuntos religiosos de los dominicos en el siglo XVI
    Por: Israel Hernández Ortega

    A principios del siglo XX se identificaron un total de 1 350 edificios novohispanos de carácter religioso en Oaxaca, con lo que ocupaba el cuarto lugar entre los estados de la República.

  • ¡Prohibido volar papalotes!

    ¡Prohibido volar papalotes!

    Cuando la vida pendía de un hilo
    Por: Enrique Tovar Esquivel

    Al asumir el cargo de virrey de la Nueva España el 20 de septiembre de 1816, el teniente general Juan Ruiz de Apodaca tomó posesión de un territorio que se encontraba en plena guerra intestina con miles de muertos a su paso. Era natural que la población de la ciudad de México fijara su atención en él y esperara expectante sus primeras disposiciones. En los iniciales días, no se observó otra cosa que la aplicación de algunas medidas económicas y visitas a los cuarteles, hasta que el 5 de noviembre apareció impreso su primer bando: ¡una prohibición para volar papalotes en la ciudad!

  • ¿Cuál era la moda de las joyas en la Nueva España?

    ¿Cuál era la moda de las joyas en la Nueva España?

    ¿En dónde se obtenían las codiciadas perlas, quiénes las usaban y cómo lo hacían?
    Por: Monserrat Ugalde Bravo

    La inmensa ondulante, blanca, perfumada, luminosa playa del Paraíso era un vasto cofre de arenas cuajadas con la maravillosa pedrería de las perlas: negras como azabache, leonadas, muy amarillas y resplandecientes como oro; cuajadasy espesas, casi azules, azogadas, otras tirando sobre color verde, otras declinando hacia diversos tonos de palidez, otras aumentando hacia incendiados matices, inmensas perlas de unión, margaritas menores, menudos aljófares; los brillos de todos los espejos del mundo. (Carlos Fuentes, Terra Nostra)

  • ¿Quiénes fueron las cuatro mujeres más hermosas en la Nueva España del siglo XIX?

    ¿Quiénes fueron las cuatro mujeres más hermosas en la Nueva España del siglo XIX?

    La singular belleza de la “Güera Rodríguez” y sus tres hijas
    Por: Texto de Manuel Romero de Terreros, marqués de San Francisco, 1880-1968

    Reinaba en las Españas el católico monarca don Carlos III, y gobernaba en México el célebre Virrey Bucareli, cuando el 20 de noviembre de 1778, nació en esta muy noble y leal ciudad una niña que, andando el tiempo, había de ocupar prominente lugar en la sociedad de la colonia. Era hija de don Antonio Rodríguez de Velasco y Jiménez, del consejo de su Majestad, Regidor perpetuo de la Ciudad de México; y de doña María Ignacia Ossorio Barba y Bello Pereyra, ambos de antiguas y nobles familias. Desde su infancia fue de la más peregrina hermosura, llamando tanto la atención por la profusión de sus cabellos rubios, que pronto fue conocida en toda la capital del Virreinato por la “Güera Rodríguez”.

  • Ruta de los conventos dominicos en Oaxaca

    Ruta de los conventos dominicos en Oaxaca

    Documentales sobre la ruta dominica en la Mixteca Alta de Oaxaca, caracterizada por la existencia de los exconventos de San Juan Bautista Coixtlahuaca; San Pedro y San Pablo Teposcolula, que tiene la capilla abierta más grande del país; y Santo Domingo Yanhuitlán, una construcción de 5,999 metros cuadrados de cantera blanca, que se ubica a 2,140 metros sobre el nivel del mar. 

     

     

  • Andanzas de un difunto que fue obispo y hoy polvo es

    Andanzas de un difunto que fue obispo y hoy polvo es

    El peregrinaje de los restos de Andrés Ambrosio de Llanos y Valdés por las tierras del Nuevo Reino de León, en 1805
    Por: Enrique Tovar Esquivel

    La persona que nació y fue bautizada con el nombre de Andrés Ambrosio de Llanos y Valdés, con el tiempo creció, se educó y decidió no multiplicarse para abrazar la vida religiosa. Ejerció su vocación hasta que fue electo obispo de Linares en el Nuevo Reino de León. Y así como cualquier otro ser humano, un buen día se murió, y es aquí que empieza su historia, justo en… la hora de su muerte.

  • Pages