• martes, 28 de marzo de 2017.

RHM 68

  • El mito de José Guadalupe Posada

    El mito de José Guadalupe Posada

    Artista después de muerto
    Por: Agustín Sánchez González

    El día de su fallecimiento pasa desapercibido para todos. Su nombre desaparece por completo de los diarios; no así sus trabajos.

  • La "Carta Política"

    La "Carta Política"

    En el atlas de García Cubas, 1885
    Por: Luis Arturo Salmerón

    Consiste en un mapa de la República Mexicana con la división política por estados y territorios, con las principales ciudades del país señaladas.

  • El asombroso caso de los espías japoneses

    El asombroso caso de los espías japoneses

    La conspiración que se descubrió en Navojoa
    Por: Manuel Hernández Salomón

    Alguien estaba utilizando las frecuencias y horarios reservados para uso exclusivo del gobierno mexicano de acuerdo con las normas de comunicación establecidas internacionalmente.

  • Primera batalla de Celaya

    Primera batalla de Celaya

    7 de abril de 1915
    Por: Luis Arturo Salmerón

    Durante año y medio, los ejércitos que mandaban Villa y Obregón lucharon contra el enemigo común, pero tras la caída del gobierno de Huerta, en agosto de 1914, los revolucionarios vencedores se dividieron en dos grandes bandos.

  • El invencible Conde Koma

    El invencible Conde Koma

    El maestro judoka exhibió su arte en México a principios del siglo XX
    Por: Gerardo Díaz Flores

    El Conde Koma transformaba radicalmente su postura y con ágiles movimientos lanzaba a sus oponentes por el aire o les hacía pedir clemencia mediante llaves bien aplicadas.

  • 68. Las calaveras de Posada

    68. Las calaveras de Posada

    Relatos e Historias en México, núm. 68, abril de 2014

    La fama de José Guadalupe Posada radica en sus calaveras, difundidas en todo el país y en el mundo como un símbolo de la cultura mexicana. Aunque el legado de don Lupe va más allá, la llamada Catrina es su creación más conocida y a ello contribuyeron artistas como Diego Rivera y Leopoldo Méndez, cuyas obras e influencia cimentaron un mito que sigue vivo a más de cien años de que el grabador fuera echado a la fosa común del panteón de Dolores, como cualquier desconocido.