Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • domingo, 17 de diciembre de 2017.

RHM 59

  • ¿Cuál fue el primer panteón que tuvo un horno crematorio?

    ¿Cuál fue el primer panteón que tuvo un horno crematorio?

    La historia de un cementerio muy vivo: el Panteón de Dolores de Ciudad de México
    Por: Ethel Herrera Moreno

    Con 138 años de existencia, es un espacio de gran tradición en el que el pasado sigue vivo a través de su historia, las anécdotas, sus interiores, monumentos y el recuerdo de las ilustres personas a cuyos restos da cobijo. 

  • Historia de la Villa de Guadalupe a través de los siglos

    Historia de la Villa de Guadalupe a través de los siglos

    Por: Guadalupe Lozada León

    A principios del siglo XX la Villa de Guadalupe se percibía como una pequeña ciudad dentro de la gran metrópoli, con la antigua basílica como la máxima representación de su esplendor.

  • Muere Porfirio Díaz

    Muere Porfirio Díaz

    2 de julio de 1915
    Por: Luis Arturo Salmerón

    Sus restos reposan con sueño intranquilo en un cementerio de Francia, a la espera de descansar en paz en el suelo de su patria.

  • Autos de fe

    Autos de fe

    Y los procesos inquisitoriales en Nueva España
    Por: Morton, Casa de subastas

    En las instrucciones que se dieron a los ministros encargados de cuidar la doctrina católica en territorio virreinal, se les prohibió proceder contra los indígenas.

  • 59. Noticias del Imperio

    59. Noticias del Imperio

    Relatos e Historias en México, núm. 59, julio de 2013

    En 1879 el presbítero alemán Agustín Fischer posó en Europa ante el conocido pintor francés de escenas históricas, Jean-Paul Laurens, para el lienzo que representa las últimas horas de Maximiliano en Querétaro. Fischer fue uno de los más cercanos colaboradores del emperador, vivió muchos años en México y tras la caída del imperio salió del país; doce años después regresó y murió en suelo nacional. Aunque la escena de este cuadro es bastante realista, fue el obispo de Querétaro, el mexicano Manuel Soria y Breña, quien asistió espiritualmente a Maximiliano aquella mañana del 19 de junio de 1867, antes de ser fusilado junto con los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía.