• miércoles, 22 de noviembre de 2017.

RHM 14

  • El movimiento estudiantil de 1968

    El movimiento estudiantil de 1968

    Nueve semanas y media
    Por: Francisco Pérez Arce Ibarra

    En la primavera de 1968 comenzó a soplar un viento extraño en las universidades más prestigiosas del mundo. Muy pronto se extendió a las plazas públicas en todos los continentes y a México llegó en verano para poner en duda costumbres públicas y certezas políticas. Fue la fiesta de la crítica que precedió la tragedia. En este artículo se reconstruyen los hechos, se describen las ideas y las formas de comunicación del movimiento que en esos dos meses cambiaron el país. 

  • ¿Por qué Pancho Villa atacó a Estados Unidos?

    ¿Por qué Pancho Villa atacó a Estados Unidos?

    Por: Pedro Salmerón Sanginés y Luis Arturo Salmerón

    El 9 de marzo de 1916, Francisco Villa al mando de 500 hombres atacó Columbus, Nuevo México, y enfrentó al ejército estadunidense en una batalla que duró seis horas y que causó grandes destrozos al poblado. Estados Unidos respondió a este ataque rápidamente enviando a México una expedición punitiva formada por 4 800 soldados, más tarde aumentada hasta 10 000, que invadió el estado de Chihuahua con la intención de capturar a Villa, vivo o muerto, y destruir sus tropas.

  • Anna Pávlova en México

    Anna Pávlova en México

    (1919 y 1925)
    Por: Alberto Dallal

    En la capital de la república se corrió la voz de “¡Viene la Pávlova!”, “la mejor bailarina del mundo”.

  • Calle de Tacuba

    Calle de Tacuba

    Por: Edgar Tavares López

    Los jesuitas establecieron en la calle de Tacuba un noviciado llamado en principio de Santa Ana y desde 1676 de San Andrés, el cual se convirtió con el tiempo en un colegio jesuita.

  • 14. Juana Inés de Asbaje

    14. Juana Inés de Asbaje

    Relatos e Historias en México, núm. 14, octubre de 2009

    Mónica Lavín nos habla, con la suavidad y maestría que la caracteriza, de los sonidos que acompañaron a la musa; al mismo tiempo, nos da las claves necesarias para reconstruir con la ayuda de los sentidos los escenarios que la cobijaron desde sus primeros días; las imagenes y las voces que la nutrieron, en el campo, en la ciudad y en los palacios, para entender así, la lírica que nos regaló la fascinante escritora que conocemos como Sor Juana Inés de la Cruz.