Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • viernes, 22 de septiembre de 2017.

¡Vamos al cine! Les recomendamos “El ceniciento”

Por: Marco Villa

Dirigida por Gilberto Martínez Solares, esta cinta de 1951 contó con las actuaciones de Germán Valdés Tin Tan, Alicia Caro, Andrés Soler y Tito Novaro.

 

 

¡Si había alguien gracioso hasta para besar a las mujeres, era Tin Tan! Y es que Germán Genaro Cipriano Gómez Valdés Castillo (1915-1973) es uno de los pocos actores cómicos que, durante toda –o casi toda– su filmografía, que ronda el centenar de películas, mantuvo la capacidad de arrancar una sonrisa hasta a los espectadores más oscos, como ocurre en la comedia paródica El ceniciento, en la que el oriundo de Ciudad de México da muestras de su gran calidad para el canto, baile y la actuación por medio de su personaje Valentín Gaytán, un indio chamula que llega a vivir a la casa de unos paisanos chiapanecos que, a juzgar por su aparente fortuna y lo numerosa que es su familia, han prosperado en la capital del país.

 

Con un curso similar al cuento de hadas que parodia, La cenicienta –cuya versión Walt Disney había estrenado en la pantalla grande apenas un año antes–, la cinta narra los enredos en que se involucra Valentín desde que toca a la puerta de la mansión de la familia de don Marcelo Chávez, quien, junto con su esposa Sirenia, cuida y mantiene nada menos que a ¡trece hijos!, así como al hermano alcohólico y estafador de ella, don Andrés, interpretado de buena manera por Andrés Soler.

 

Tras recibirlo porque creen que tiene dinero y propiedades que les ayudarían a solventar algunas deudas, los Chávez lo tratan como a un visitante distinguido, hasta que se dan cuenta de que en realidad es muy pobre. Entonces, don Marcelo busca echarlo de su casa, pero, por consejo de su esposa, decide que se quede a trabajar como sirviente para que devuelva lo que han invertido en él. Por su parte, don Andrés, padrino de Valentín, empieza a entretejer las historias familiares para obtener ventaja y a la vez cobijar a su ahijado, en un momento en el que este ir y venir de Valentín entre la pobreza y la riqueza tiene hartos a todos. A la vez, el ceniciento se enamora de Margarita, interpretada por Alicia Caro, una actriz colombiana que ganó gran reconocimiento en el cine mexicano de la época y que al año siguiente también filmara con Tin Tan Chucho el Remendado, secuela de la cinta que presentamos.

 

Así las cosas, su padrino inventa una carta en la que dice que las propiedades del chamula tienen petróleo. De nuevo, los Chávez creen que va a ser millonario. Todo va viento en popa hasta que don Andrés se dirige a Acapulco y muere en un accidente aéreo. Para colmo, Marcelo descubre que la carta es falsa. Valentín, ahora sí, es lanzado a la calle en una noche de tormenta. Triste porque no irá a la fiesta de su enamorada, de la que es el invitado de honor, recibe la visita de su “hado padrino”, quien lo alienta a que continúe con su plan.

 

Para el tiempo en que El ceniciento llegó a las marquesinas nacionales, “el cómico que no se parece a nadie, nuevo as del teatro en México”, como lo anunciaba la compañía de Maulmer y Miller –en la que también figuraban Agustín Lara, María Victoria y Meche Barba– a finales de 1943, era una grata realidad que además iba en ascenso. Incluso se dice que llegó un momento en que algunos productores se daban el lujo de notificar a otros países latinoamericanos que estaba en puerta otra película de Tin Tan; se redactaba un resumen de la historia y se enlistaba a los actores que lo acompañarían, para luego ofrecer la exclusiva a alguna compañía, invitándola a enviar varios miles de dólares para su realización. ¡Se reunían cantidades impresionantes!, a decir de Gilberto Martínez Solares, quien además de ser director, productor o guionista en más de 170 películas, incursionó en la fotografía (tuvo estudios en Ciudad de México, París y Hollywood).

 

Difícil sería escoger la cinta más representativa del también llamado Pachuco de Oro, pero esta sin duda quedaría entre las mejores. Véala y juzgue: usted tiene la última palabra.

 

 

La reseña "¡Vamos al cine! Les recomendamos “El ceniciento” del autor Marco Villa se publicó íntegramente en Relatos e Historias en México, número 107