Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • jueves, 25 de mayo de 2017.

Las murallas de Campeche

Por: José Manuel Alcocer

En 1664 comenzó a manejarse la idea de amurallar la villa. Se propuso la construcción de un gran rectángulo con cuatro baluartes en las esquinas, cuatro fuertes en los ejes y algunos pequeños reductos repartidos en los lienzos de la muralla. Pero este proyecto tenía un defecto: su alto costo.

El amurallamiento de Campeche se debió sin duda alguna a los ataques piratas, pero se tienen noticias de que, antes de esa obra, existió en la villa un baluarte llamado “El Bonete”, que estuvo situado en la Plaza de Armas, frente al mar. La primera defensa formal del puerto, llamada de San Benito, fue levantada en la costa del barrio de San Román; era de forma rectangular, semejante a un torreón.

En 1685, después del ataque de Lorencillo que prácticamente destruyó la villa, se hizo una colecta para iniciar los trabajos. La obra comenzó el jueves 3 de enero de 1686.

A pesar de que el presupuesto inicial fue superado varias veces, en octubre de 1704 el ingeniero militar Jaime Franck terminó la última cortina y el baluarte de Santiago, con lo cual quedaba cerrado el hexágono amurallado. La construcción había durado dieciocho años y su costo total se calculó en 225 024 pesos.

En 1705 el ingeniero francés Luis Bouchard de Becour hizo algunas modificaciones a la muralla. Su diseño sirve en la actualidad para identificar a la ciudad campechana. Esta construcción se terminó en 1710. La muralla quedó como un hexágono irregular con ocho baluartes: San Carlos, Santa Rosa, San Juan, San Francisco, San Pedro, San José, Santiago y Nuestra Señora de la Soledad.

 

La destrucción

 

A partir de 1894 se fueron derribando lienzos completos, con el pretexto de dar paso a tranvías y permitir que los barrios tuvieran mejor comunicación con el centro de la ciudad. De esta manera, de los 2 536 metros de longitud que tuvo originalmente, al despuntar el siglo XX sólo quedaron en pie 415 metros de las murallas que resguardaron por más de doscientos años a la ciudad de Campeche.

 

"Las murallas de Campeche" de José Manuel Alcocer se publicó íntegramente en Relatos e Historias en México, núm. 52.