Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • sábado, 23 de septiembre de 2017.

El gallo de oro

Una cinta de Roberto Gavaldón (1964)
Por: Marco A. Villa

Luego de recibir un gallo dorado moribundo que acababa de perder su pelea en una feria, el pregonero Dionisio Pinzón lo lleva a su choza para revivirlo. Entonces, lo cura con mejunjes y realiza algunos ritos, como enterrarlo parcialmente en el suelo. Al cabo de un tiempo, lo lanza nuevamente al palenque, quizá sin imaginar la riqueza y el poder que acumularía a la par de los triunfos del ave, pero cuyo final será totalmente distinto a esa inercia; al fin y al cabo, como dice el protagonista de esta película, “el que nace pa’ maceta...”.

 

En esta historia sellada por el signo del azar, el juego y las apuestas, el exitoso destino de Dionisio (interpretado por Ignacio López Tarso), con todo y su encumbramiento social inversamente proporcional al egoísmo y obsesión que de a poco lo carcomen, se cruza con el derrumbe del poderoso gallero Lorenzo Benavides (Narciso Busquets), quien intenta comprarle su animal y hasta asociarse con él. Pero tanto en el declive de Lorenzo como en el ascenso y caída de Pinzón figura Bernarda Cutiño, la Caponera (Lucha Villa), una mujer desenfadada, bebedora, de espíritu reacio, libre; cantante y amante. Ella es ese preciado amuleto que los lleva a la cima, pero que precipitará su caída cuando ya no esté para imantar su belleza a la buena suerte de ambos.

 

Estrenado en 1964 y dirigido por Roberto Gavaldón (1909-1986), este drama rural se filmó en Buena parte en las poblaciones queretanas de San Juan del Río, Bernal y Tequisquiapan, por lo que en las tomas abiertas es posible admirar los lomeríos, serranías y el intenso azul del cielo característico de esta entidad. Por otra parte, es deleitoso adentrarse en la trama por medio de los centenarios oficios de los protagonistas, o en aficiones como las peleas de gallos y las cartas, aunque también se ve la pobreza irreconciliable con el éxito económico que por lo general deviene en malos manejos de la fortuna y el entorno, o la desolación por no gozar de la libertad deseada, como pasa con la Caponera.

 

Se trata de una versión cinematográfica de la novela corta del mismo nombre, de la autoría del literato mexicano Juan Rulfo (1917-1986), la cual escribió apenas unos años después de El llano en llamas (1953) y Pedro Páramo (1955), pero que se publicó hasta 1980 como El gallo de oro y otros textos para cine. La adaptación corrió a cargo del director y de quienes al tiempo serían dos íconos de la literatura hispanoamericana: el colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014) y Carlos Fuentes (1928-2012).

 

Rulfo y García Márquez serían considerados dos grandes exponentes del llamado realismo mágico que, entre otros aspectos, se caracteriza por insertar hechos insólitos, fantásticos o irracionales como parte de una realidad cotidiana. Desde luego que El gallo de oro de Gavaldón da muestras de esta corriente, pese a que la adaptación deja de lado detalles que en la obra impresa pudieran considerarse elementales, pero que comentarlo en estas líneas sería anticiparle aspectos vitales del filme, así que ¡mejor disfrútela!

 

El artículo "El Gallo de Oro" del autor Marco A. Villa se publicó en la revista impresa de Relatos e Historias en México No. 100: http://relatosehistorias.mx/la-coleccion/100-cien-ediciones-contando-his...