• sábado, 24 de febrero de 2018.

Álvaro Obregón

  • Recuerdos del Zócalo: “Las fiestas del otro Centenario de la Independencia: la celebración del presidente Álvaro Obregón en 1921”

    Recuerdos del Zócalo: “Las fiestas del otro Centenario de la Independencia: la celebración del presidente Álvaro Obregón en 1921”

    Por: Isabel Tovar de Teresa y Magdalena Mas

    Con motivo de las celebraciones del Centenario de la consumación de la Independencia, en septiembre de 1921 Obregón acudió a la Catedral Metropolitana a rendir homenaje a la memoria de Agustín de Iturbide, en una ceremonia que más tarde provocaría que este personaje fuera proscrito del panteón nacional revolucionario

  • Otilio González, el poeta que murió ejecutado

    Otilio González, el poeta que murió ejecutado

    También fue víctima de la matanza de Huitzilac en 1927
    Por: Alejandro Pérez Cervantes

    Años después de aquel crimen, el historiador y periodista coahuilense Vito Alessio Robles entrevistó a uno de los principales participantes en la matanza y le preguntó por la expresión final de cada uno de los trece, antes de ser sacrificados aquel 3 de octubre de 1927 en Huitzilac (Morelos).

    —¿Cómo era el rostro de Otilio? –inquirió el saltillense.

    —Soñador… –le dijo parco el general Claudio Fox.

  • Asesinado en Huitzilac, Morelos

    Asesinado en Huitzilac, Morelos

    El constituyente y revolucionario Rafael Martínez de Escobar
    Por: Alejandra Pérez Reguera García y Alfonso Pérez Reguera Martínez de Escobar

    Acaban de cumplirse noventa años de la matanza (tragedia) de Huitzilac (Morelos), un acontecimiento histórico poco recordado en México y que algunos han considerado que fue perpetrado por los generales Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. Aquel 3 de octubre de 1927 murieron personajes militares y civiles. Entre los primeros los generales Francisco Serrano y Carlos A. Vidal; en los segundos, el diputado constituyente Rafael Martínez de Escobar.

  • ¿Qué pasó durante la huida del presidente Venustiano Carranza por la Sierra Norte de Puebla?

    ¿Qué pasó durante la huida del presidente Venustiano Carranza por la Sierra Norte de Puebla?

    Testimonios de la ruta a Tlaxcalantongo
    Por: Miguel Ángel Andrade Rivera

    Venustiano Carranza deja Aljibes el 14 de mayo de 1920 –de acuerdo con Luis Cabrera– y se interna en la Sierra Norte de Puebla. Aunque sabe que su situación es crítica, pues viene perseguido por sus enemigos políticos, no demuestra contrariedad, ni desesperanza, ni enojo; viejo lobo de mar en las lides políticas, sabe que los que ayer fueron sus aliados hoy son sus enemigos, pero cree firmemente que puede recuperar el control del país y terminar su mandato constitucional. Sin embargo, caerá muerto.

  • El presidente Venustiano Carranza sale sereno y con el rostro inmutable a su cita con la muerte

    El presidente Venustiano Carranza sale sereno y con el rostro inmutable a su cita con la muerte

    Se abre el telón de la tragedia del presidente Carranza
    Por: Javier Villarreal Lozano

    Tras el Plan de Agua Prieta de abril de 1920, las defecciones en el bando de Venustiano Carranza provocaron un efecto dominó. Se acumulaban las adversidades: focos de insurrección encendidos en varias partes del país, fracaso del candidato que impulsaba, traiciones de amigos y colaboradores, un inocultable debilitamiento de su gabinete y los soldados de Pablo González cerrando el cerco sobre la capital. Para el 5 de mayo don Venustiano estaba perdido.

  • Magnicidio: el asesinato del presidente Venustiano Carranza en 1920

    Magnicidio: el asesinato del presidente Venustiano Carranza en 1920

    Crisis en el gobierno: el régimen carrancista se desmorona
    Por: Javier Villarreal Lozano

    Dueño de un agudo sentido de la oportunidad –timming, le llaman los anglófonos–, Venustiano Carranza hizo una mala lectura de la situación en 1919. Se entercó en concretar la idea expuesta por Francisco I. Madero y retomada por él: acabar de una vez por todas con el militarismo. El ascenso al poder del militar triunfador en turno había convertido casi un siglo de la historia de México en desesperante repetición de alzamientos, planes revolucionarios, cuartelazos y golpes de Estado. La única forma de romper ese círculo vicioso, estaba convencido, era abrir las puertas del despacho presidencial a un civil.

  • Pages